31.3.12

La Mesa Nacional por la Revolución expulsa a Juanma Crespo de la organización

Sábado, 31 de Marzo de 2012 12:52 Mediterráneo Digital
JuanmaCrespo1
Reproducimos a continuación, debido a su innegable interés informativo y de manera literal, el último comunicado oficial emitido con carácter urgente por el máximo órgano de dirección de la Mesa Nacional por la Revolución. La formación identiaria cierra filas para apoyar de manera pública a su presidente fundador, Ricardo Sáenz de Ynestrillas.

El exdirigente falangista Juanma Crespo, expulsado de la organización.

NOTA OFICIAL DE LA MESA NACIONAL POR LA REVOLUCIÓN.

'Reunido ayer el Consejo Nacional de Liberación en sesión urgente para tratar de todos los extremos relacionados con nuestro futuro político, se ha decidido unánimemente rechazar las posiciones insultantes, vejatorias y calumniosas del antiguo miembro del CNL y de la Mesa Nacional por la Revolución Juan Manuel Crespo. Han sido muchos Camaradas -desde todos los sectores de la MNR- quienes nos habían avisado sobre los métodos y circunstancias personales y políticas de Juan Manuel Crespo. En las crisis que hemos atravesado después de nuestro Congreso fundacional, ha sido a menudo Crespo el objeto de estas discusiones. Se nos ha exigido, por activa y por pasiva, la desvinculación de Crespo de la MNR y del CNL. Los últimos acontecimientos, y los durísimos ataques personales que Crespo está propagando sobre Ricardo Sáenz de Ynestrillas, nos llevan a rechazar públicamente esta conducta y a afirmar la desvinculación pública de Crespo de nuestro proyecto político. Desde aquí te mandamos un gran abrazo Ricardo. Por la Revolución'.

30.3.12

La difamación: desahogo de los cobardes

Ante la constancia de una campaña de desprestigio y difamación intolerable protagonizada, desde su oculta madriguera, por JUAN MANUEL CRESPO ORTIZ quiero manifestar lo siguiente:
A lo largo de toda mi vida política, he tratado y conocido a todo tipo de personajes despreciables que han utilizado lo más noble y elevado de los sentimientos humanos, exclusivamente para sus propios fines personales. Gentuza que apelaba a la camaradería, a la amistad, a las causas de la patria, de la Justicia social, de la hermandad y la solidaridad para engañar a la Buena Gente que por el mundo existe y que confía en la supuesta honradez de quien viene enarbolando esos estandartes: delincuentes habituales, unos;  estafadores y timadores, otros; difamadores infames y cobardes, otros; traidores, a las mismas causas que dicen servir, todos.
Juan Manuel Crespo Ortiz, el canalla a quien tuve la mala fortuna de acercarme hace un año y medio, con motivo de la publicación de mi último libro (La Reconquista del Estado), concita sobre sí mismo, simultáneamente, todas y cada una de esas aberraciones: delincuente habitual;  estafador y timador; difamador infame y cobarde; TRAIDOR, a las mismas causas que dice servir y a quienes las representan.
En su virtud, y debido al alto número de amigos y camaradas estafados, tanto en Argentina como en España (unos “sólo” económicamente, otros también políticamente, todos personalmente) preparo de forma inminente en ambas naciones hispanas, a ambos lados del Atlántico, sendas demandas contra este experto en VIOLACIONES: sexuales (por ello estuvo condenado en España), de conciencias, de hogares y de confianza, para que nadie, en los sucesivo, pueda servir de cebo a este felón infame.
Las demandas se interpondrán, tanto en España como en Argentina, vía civil en reclamación de las cantidades estafadas por Crespo y en reposición del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. Así mismo, se interpondrán querellas criminales, vía penal, por el delito de estafa y por los delitos de injurias y calumnias hechas con publicidad.

Que nadie se llame a engaño en adelante: Juan Manuel Crespo Ortiz no representa otra cosa que lo más despreciable, ruin, rastrero y cobarde que pueda imaginarse. Y, en consecuencia, todo el peso de la ley caerá sobre él.
En otros tiempos, si no estuviera escondido como una rata vomitando falacias sin firmarlas, vía internet, mis padrinos le hubieran retado al duelo que requieren las afrentas contra el honor. Pero esa es una solución entre hombres de honor, y no es el caso de Crespo. Y dudo mucho que encontrara un solo “padrino” que respondiera por él en cualquier parte del mundo.
 
Ricardo Sáenz de Ynestrillas
(Presidente de Honor de la Mesa Nacional por la Revolución)

25.3.12

Ricardo Ynestrillas dispara contra Juanma Crespo: 'Es un estafador que me ha robado miles de euros' .

Ricardo Ynestrillas dispara contra Juanma Crespo: 'Es un estafador que me ha robado miles de euros'
E-mailImprimir
JuanmaEstafa1
¡Salta por los aires el bastión en Argentina de la Mesa Nacional por la Revolución! Uno de los más firmes intentos de reflotar políticamente, más allá de nuestras fronteras, el enésimo proyecto de carácter identitario, ha quedado definitiva y literalmente detonado.
Si ayer era el propio Ricardo Sáenz de Ynestrillas el que lanzaba un primer órdago a través de su perfil personal en la red social Facebook [Explota Ricardo Sáenz de Ynestrillas: 'Parásitos y sanguijuelas: ¡estafadores!'], hoy, y cuando en España pasaban apenas 5 minutos de las 7 de la tarde, un nuevo comunicado público acababa por confirmar los peores presagios.
Reproducimos a continuación, por su innegable interés informativo y de manera literal, la a todas luces explosiva nota de prensa que el presidente de la MNR difundía contra el que hasta hace unos meses era su socio y principal aliado en tierras australes, el ex dirigente de Falange Nacional-Sindicalista, Juan Manuel Crespo Ortiz. Absolutamente demoledor...
Ricardo Sáenz de Ynestrillas | 25/03/2012 - 19:05
'Juanma Crespo Ortiz, es el nombre del falso camarada que me ha estafado en lo político, en lo personal y en lo económico. ¡Mucho cuidado con él!
Cuando estuvo en España a muchos os pidió dinero para "invertir" en unos maravillosos campos en Argentina, y para realizar una épica subida al Aconcagua,cuyos equipos costaban una fortuna. Me vine a Argentina en la creencia de que cuanto decía era cierto y que sus "contactos" aquí me resolverían "al toque", en su expresión textual, todos los trámites de residencia, convalidación de mi titulo, apertura de un despacho profesional, etc, etc.
Hoy puedo decir que absolutamente todo lo que me contó, a mi y a muchas otras personas, es rotundamente falso. Es un muerto de hambre sin oficio ni beneficio, sin casa, sin trabajo y sin contacto alguno. ¡Es un maldito estafador que ha vuelto a hacerme víctima del timo del camarada!
Me ha robando muchos miles de euros y cinco meses de mi vida'...
En el Delta del Ebro

24.3.12

¡¡¡¡AVISO A NAVEGANTES!!!: contra el TIMO del "CAMARADA"

Hay quien está utilizando mi nombre y mi imagen, para ganarse una credibilidad y dar una apariencia de honradez de la que, por sí mismo, CARECE. QUE NADIE SE LLAME A ENGAÑO. NO TENGO ENTRE MANOS MÁS NEGOCIOS QUE LOS QUE YO MISMO, Y PERSONALMENTE, ESTABLEZCA CON LOS DEMÁS. NADIE ME REPRESENTA NI GOZA DE MI AVAL.

Explota Ricardo Sáenz de Ynestrillas en Facebook: 'Parásitos y sanguijuelas: ¡estafadores!'
E-mailImprimir
Ynes3
Reproducimos a continuación, debido a su innegable interés informativo y de manera literal, el último de los post que el conocido dirigente falangista y presidente honorífico de La Mesa Nacional por la Revolución, Ricardo Sáenz de Ynestrillas, difundía hace apenas unas horas a través de su perfil personal en la popular red social de Facebook. ¿Genérico aviso para navegantes o mensaje entre líneas con explosivo destinatario final? No tiene desperdicio…
Detección del delincuente y del criminal: HOY, EL ESTAFADOR.
'El estafador es el único criminal que no padece de psicopatías ni de sociopatías. Es perfectamente consciente de su crimen y de las consecuencias del mismo, y se auto-justifica con fundamentos culturales o ideológicos.
Para que alguien pueda ser estafador, además de la idea debe poseer la habilidad.
Se presenta como el "solucionador de problemas", el que "todo lo sabe". Pero ningún talento puntual. Alumno mediocre que se gana el favor de los maestros y las notas altas con actitudes de halago y simpatías. Suele presentarse ante los padres o mayores como inocente, prolijo, honesto...
Suele tener amigos "por conveniencia", es decir, sus parámetros de selección son la cantidad de dinero, el acceso a ciertas actividades o lugares, el status social o económico, etc. y suele realizar leves traiciones que son perdonadas por su simpatía, su elocuencia y su aparente laboriosidad.
No manifiesta odio ni violencia, pero sus relaciones carecen de sensibilidad.
Ynes-Face-Estafa
Difícilmente cometa otro tipo de crímenes que nos sea la estafa pero suele rodearse de amigos violentos y rebeldes a los que utiliza como "guardaespaldas" por si acaso alguien le reclamara alguna traición. Es posible que también incite a los psicópatas a cometer crímenes que a él le favorecen.
Su principal defecto (sin ser patológico) es la avaricia. Sus estafas no le provocan ni placer ni disgusto, solo lo hace por acumular dinero, y para él, "el fin justifica los medios".
¿Cómo saber si estamos frente a un estafador?
Características:
  • Es adulador: Suele decirnos cosas que sabe que nos van a gustar y de ahi extrae información sobre nosotros.
  • Siempre saca de una mentira, una verdad: Suele contar cosas que no podemos comprobar inmediatamente, y se apura exigirnos (con sonrisas y actitud pacífica) una respuesta.
Suele cumplir horarios y promesas menores, para ganar el favor de la víctima y después hacer pedidos de dinero de una suma considerable que sabe que podemos llegar a tener en mano, con historias de desgracias familiares, y siempre está apurado presentándose como victima él mismo de otra estafa, rostro de compungido, "la vida lo hizo desgraciado", y cosas como "si no lo pago ahora voy a juicio" o "si no lo pago ahora me van a matar".
Después de obtener lo material que necesitaba... desaparece!!! La frialdad es un arma a la que los estafadores le escapan porque ellos juegan con la sensibilidad del otro'.

4.3.12

GARZÓN, EL FELÓN

Parece ser que el Congreso de los diputados de Argentina ha ofrecido a Baltasar Garzón un trabajo como asesor de la comisión parlamentaria de Derechos Humanos. Garzón, inhabilitado para el ejercicio de la judicatura por un delito de prevaricación (el delito más grave por el que puede ser acusado un juez en el desarrollo de sus funciones), habría aceptado, según el diario gubernamental Página 12”.
Garzón, que se ha labrado su trayectoria a través de la impunidad que le ha brindado el hecho de ser “juez en España” y, para mayor impunidad si cabe, juez de la Audiencia Nacional (el equivalente al juez federal en Argentina) es un auténtico fraude. Un estafador de conciencias y de expectativas que no ha hecho otra cosa, a lo largo de su carrera, que instruir sumarios-circo que en el mejor de los casos no ha aportado a la Justicia más que el ridículo más absoluto de quien ha pretendido ser el niño en el bautizo, el novio en la boda y el muerto en el entierro.
Cree el gobierno argentino que Garzón ha sido condenado a su inhabilitación como juez por ser el “baluarte de los derechos humanos en el mundo” y porque  España sigue dirigiendo el país un grupo de fascistas que llegan hasta todas y cada una de las ramificaciones de la judicatura y del Estado. Y no hay nada más falso que esto.
Garzón ha sido bautizado como “juez estrella” por la prensa, precisamente por su afán obsesivo de acaparar portadas y manipular sumarios a su antojo, nunca para hacer justicia sino para ser el protagonista de todas las causas de mayor perfil mediático que, en España y en el mundo, se hayan dado.
Debían, los ingenuos gobernantes argentinos, profundizar acerca de todas esas famosísimas causas que Garzón instruyó, y se encontrarían con la sorpresa inconmensurable de que la abrumadora mayoría de ellas hubo de ser resuelta sin condena alguna precisamente por la malísima, ilícita, apresurada o manipulada instrucción de las mismas, es decir: un completo fraude.
Conocí a Garzón personalmente porque él instruyó, cómo no, el conocidísimo “Caso Muguruza” del que Garzón me culpó desde el principio. Este asunto suponía la realización de 10 acciones armadas contra ETA y su entorno, incluidas la colocación de varias bombas y la ejecución del diputado de Herri Batasuna (brazo político de ETA) en Madrid, así como 7 asesinatos en grado de tentativa y dos frustrados y uno consumado en la persona de Josu Muguruza, general en la sombra de ETA, aquél que ordenó a la banda asesina provocar ataúdes blancos (los que se usan con los niños) para forzar la negociación entre ETA y el gobierno.
Garzón se dedicó a “leerme” declaraciones inculpatorias de los casi 15 detenidos que hubo entonces haciéndome creer que todos ellos me acusaban de haber sabido por mí o por otros imputados el hecho de mi autoría en todas y cada una de las acciones. Y Garzón mentía cuando me lo hacía creer. Tergiversaba y manipulaba deliberadamente las declaraciones de todos los detenidos para hacerme creer que me acusaban, siendo esto mentira. Es decir, Garzón prevaricaba. Lo de siempre.
Ya en el transcurso de mi declaración ante él, mi abogado “de oficio” (porque entonces no se me permitía otro) interrumpió la declaración para proponerme, en el propio despacho de Garzón –al otro lado de unas puertas correderas- y mientras el juez aguardaba, una “oferta” que salía de su admiración y respeto hacia mí como víctima del terrorismo y que consistía en asumirlo todo para obtener una condena de 8 años de cárcel de la que cumpliría sólo la mitad. Mi pregunta fue: “¿Y esto, incluso aunque sea inocente…?” A lo que respondió mi presunto abogado: “¡Hombre…es que eso no se lo cree aquí nadie!”… Por supuesto que rechacé los servicios de ese “abogado defensor” inmediatamente.
Casi tres años me mantuvo preso Garzón, sin pruebas, sin indicios sin nada, de forma preventiva, hasta que se realizó mi juicio. Una vista de más de tres semanas de duración, en sesiones de unas 10 horas diarias, donde desfilaron alrededor de 150 testigos. Tantos como el número de policías que tuve asignados para mi seguimiento y control durante los 9 meses que duró la “investigación” de Garzón, donde se produjeron escuchas y grabaciones ilegales y todo tipo de artimañas ilícitas. Y saldría absuelto. Con cinco acusaciones y peticiones de 189 años de cárcel. ABSUELTO. Pero una absolución que, por lo prolongado de la prisión preventiva que Garzón me hizo cumplir sin motivo, supuso el equivalente a una condena de 6 años de cárcel, por la cara.
Esto no es sino una muestra de la forma en que Garzón prevarica. Porque es un estafador. Estafa que, ahora, parece surtirle todos sus efectos al haber conseguido un puesto de asesor de Derechos Humanos en Argentina siendo como es, un vulnerador habitual de los mismos. En palabras de la Sala del Tribunal Supremo que le condenó el pasado día 9, "La Justicia obtenida a cualquier precio termina no siendo Justicia", y también decía que Garzón admitió "prácticas que en los tiempos actuales sólo se encuentran en los regímenes totalitarios, en los que todo se considera válido para obtener la información que interesa, o se supone que interesa, al Estado".