30.3.11

Confidencial MD: ¿Vuelve Ricardo Sáenz de Ynestrillas? (extraído de Mediterráneo Digital)

Martes, 29 de Marzo de 2011 21:58
Edgar Sánchez Agulló .


La mal llamada extrema-derecha española se mueve. O, por lo menos, se reinventa. Eso es lo que se desprende del último de los post difundidos por uno de los grandes totems de los movimientos patriotas durante buena parte de la década de los noventa, el hoy abogado madrileño y expresidente fundador de Alianza por la Unidad Nacional, el recordado Ricardo Sáenz de Ynestrillas.

Por su innegable interés informativo y su segura trascendencia, reproducimos a continuación, y de manera literal, el breve comunicado hecho público esta misma tarde a través de su perfil oficial en su popularísima y concurrida página personal en Facebook:

Ricardo Sáenz de Ynestrillas, el Martes, 29 de marzo de 2011 a las 18:00

"En breve publicaré un manifiesto que recoge la idea de refundar un movimiento de carácter falangista a raíz de las bases, militantes o no, que suscriben la ideología nacional-sindicalista.

Ante la ineficacia política y organizativa de lo que debiera ser una opción verdaderamente falangista, actualizada, con la intención de influir decisivamente en los destinos de España es preciso detenerse y reflexionar. Partir de las innumerables pruebas y sus consiguientes errores sucesivos y endémicos y recrear, REFUNDAR un movimiento de las características descritas.
Pido para ello el mayor apoyo y la máxima difusión para el citado manifiesto, así como las firmas de cuantos estéis de acuerdo en suscribirlo cuando lo publique. Quienes lo deseéis podéis mandarme ya vuestros datos por privado, para que sean publicados junto con el referido manifiesto. ¡¡A ver cuantas firmas conseguimos!!"

¿Halo de luz a un por muchos esperado nuevo proyecto de ámbito nacional? Las próximas fechas, sin duda, se antojan claves. Ricardo Sáenz de Ynestrillas, a la palestra.

22.3.11

El 0'7% y la ayuda al subdesarrollo (del blog Burocratadas)

"Cuando di de comer a los pobres me llamaron santo,

cuando pregunté por qué había pobres me llamaron comunista".

H. Cámara, obispo brasileño.

¿Se puede estar en contra de la limosna? Yo lo estoy.

No creo que se pueda estar en contra de que una persona consiga comer a duras penas. El problema fundamental de la limosna es que establece una relación perversa. El que tiene mucho da al que no tiene nada algo de lo que le sobra. Es una relación de sumisión, de dependencia, no de solidaridad.

Una relación verdaderamente solidaria se basaría en que ambas personas tengan ni más ni menos que lo que necesitan mediante una ayuda recíproca. No se nos ocurriría darle a nuestros hermanos o a nuestros padres un euro si se ven en la calle; les daremos lo que necesiten dentro de lo que está en nuestra mano para que vivan dignamente[1]. Lo que necesita un mendigo no es algo de dinero para llegar al día siguiente vivo, sino acceder a medios para garantizar su subsistencia en condiciones dignas.

¿Se puede estar en contra del 0'7%? Yo lo estoy.

No creo que se pueda estar en contra de los Objetivos del Milenio a grandes rasgos. El problema es que, aunque sea imperceptible cuando se definen con brocha gorda, los objetivos del milenio y la idea del 0'7% esconden esa misma perversión, pero de forma más sutil y cruel si cabe.

La izquierda de los países del capitalismo desarrollado se llena la boca con esta idea del 0'7%. Pero nadie se suele parar a leer la letra pequeña de ese concepto. Yo el primero, y por eso comparto esta reflexión tomada del máster que hice en Derechos Humanos, Interculturalidad y Desarrollo.

No solemos cuestionarnos las palabras. Cuando un concepto se usa habitualmente, lo adoptamos como propio acríticamente. Lo empleamos para que nuestro discurso sea políticamente correcto, sin caer en la cuenta de que las palabras dicen más de lo que dicen.

Siete de cada diez conceptos en las ciencias sociales han sido elaborados en think tanks. Hablamos de países en vías de desarrollo, sin caer en la cuenta de que esos países empobrecidos suelen ir más en vías del subdesarrollo que del desarrollo; hablamos de desarrollo sostenible, presuponiendo que el crecimiento insostenible también merece el calificativo de desarrollo; o de alianza de civilizaciones (concepto defendido sin pena ni gloria por Zapatero), como si los problemas del mundo vinieran de los choques culturales y no de los conflictos entre intereses objetivos. Colando estos conceptos, los neoliberales suplantaron nuestra forma de interpretar el mundo por nosotras y nosotros mismos.

Del mismo modo, la idea del 0'7% esconde, no la erradicación de la pobreza, sino reducir a la mitad la pobreza extrema. Esto es, erradicar la mitad de la pobreza bajo el umbral de 1 euro al día basándose en los indicadores de 1990. Si tienes un euro al día y no tienes acceso a la tierra, al trabajo, a una vivienda, serás pobre igualmente, pero no entras en el cómputo de ese 0'7%. Eso por no decir que, cínicamente, la ONU ni siquiera se marca como objetivo erradicar esa pobreza extrema completamente, sino reducirla a la mitad, con lo que acepta implícitamente que la mitad de quienes entran en ese concepto morirá de hambre (aun en el hipotético caso de que se cumplieran los objetivos).

Y, para colmo, las cifras en torno al objetivo del 0'7% están maquilladas. En el cómputo de ayuda a los países pobres, los países ricos suelen incluir no sólo lo que dan en ayuda, sino lo que dejan de cobrar. Es decir, que si un país pobre tiene una deuda con España que España sabe que no va a cobrar, España perdona esa deuda y la incluye en el cómputo de ayuda al desarrollo como si hubiera cooperado positivamente a la mejora del país.

Pero eso no es lo peor. Lo peor es que son los países empobrecidos los que ayudan al desarrollo de los países ricos, aportando mucho más en concepto de deuda externa que lo que reciben en concepto de ayuda al desarrollo. La deuda externa es su ayuda a su propio subdesarrollo.

La única forma de erradicar la pobreza (sin más adjetivos) es crear relaciones solidarias, recíprocas, altruistas, entre todos los seres humanos olvidando las fronteras que los propios seres humanos creamos. El amor es, por tanto, la única receta posible. Y como dice Frei Betto, "el socialismo es la forma política del amor".


----------------
[1] Las sociedades divididas en clases marcan límites a esa solidaridad para acumular más y más poder en un grupo pequeño de personas: la familia. Dentro de la familia existen relaciones solidarias, de reciprocidad. Tu abuela no te pedirá nada a cambio de un zumo de naranja, porque desea tu bien y quiere que te lo tomes (prima el valor de uso). Fuera de este ámbito, la relación es de intercambio, y si quieres un zumo tendrás que pagarlo, porque es una mercancía (prima el valor de cambio). El Código Civil establece el deber de alimentos entre familiares, es decir, el deber legal de garantizar a tu familia más cercana alimento, ropa y casa. Fuera de ahí, búscate la vida.

9.3.11

La extrema derecha valenciana está en el Partido Popular (por Rafa Esteve-Casanova)

Para nadie es un secreto que la extrema derecha está y vota con el Partido Popular, cuando consiguieron deshacerse del lastre que les suponía andar ligados a Unión Valenciana y dejarlos en la cuneta después de haberlos exprimido como aquella naranja que Vicente González Lizondo exhibió en la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados volvieron la vista a la derecha y vieron que todavía quedaba clientela en ese extremo del arco político, una clientela que andaba a la zarpa la greña por las migajas del poder mientras soñaban viejas “montañas nevadas” y camisas azules tendiéndose cara al Sol. Y montaron una estrategia para conseguir que los votos de los nostálgicos del franquismo no se perdieran, había que acogerlos a todos bajo el ala de la gaviota.

Y fue así cómo los partidos de la extrema derecha pasaron a ser meramente testimoniales, a no presentarse en según que tipo de elecciones y a recoger en las papeletas del PP los votos del oprobio mientras algún líder del fascismo valenciano miraba con alegría cómo se engrosaba su cuenta corriente con los contratos que desde el poder del PP en la calle Cavallers se le otorgaban, vuelve a aparecer el viejo “do ut des” latino que tanto gusta a la muchachada de la gaviota.

Ahora todo esto ha sido puesto blanco sobre negro por Ricardo Saénz de Ynestrilla en su libro “La reconquista del Estado”. Saènz de Ynestrilla, pendenciero y bravucón, es hijo de un militar con antecedentes golpistas asesinado por ETA. El hijo siguió los pasos del padre y ha andado implicado en diversas algaradas, fue condenado a cinco días de cárcel y expulsado de Gibraltar por colocar la bandera española, supongo que con “aguilucho” incluido, en el lugar donde ondeaba la británica, fue juzgado y absuelto por un atentado que costó la vida a miembros de Batasuna, fue condenado a siete años de cárcel por homicidio en la persona de un “camello” que se negó a venderle cocaína. Como ven todo un buen muchacho de buena familia, un pelín descarriado pero todo se le puede perdonar pues sus desmanes siempre lo fueron “por la patria”.
 
En su libro entrevista a Juanma Crespo, ex presidente de Falange Española-Frente Nacional Sindicalista y no me pregunten que facción falangista es ésta porque durante la transición las camisas azul mahón florecieron como amapolas primaverales. Crespo cuenta durante una entrevista que en 1999 en la época en que Eduardo Zaplana era President de la Comunitat Valenciana se entrevistaron él y José Luís Roberto con Antonio Gil Terrrón, asesor de Zaplana, y Juan Carlos Gimeno, entonces diputado del PP quienes les pidieron que no se presentaran a las elecciones y a cambio se les darían prebendas económicas.

Antonio Gil Terrón provenía de la empresa familiar Valencia Urbana dedicada a la construcción y debía asesorar a Zaplana sobre cómo sacar mejor rendimiento al territorio no dejando un solar libre de ladrillos, luego le pagaron los servicios prestados con nombramientos en entidades bancarias dominadas por el PP, Juan Carlos Gimeno había sido primero concejal en el Ayuntamiento de Valencia donde coincidí con él, señorito y prepotente el día que descabalgaron la estatua ecuestre de Franco de la entonces todavía Plaça del País Valencià se acercó con toda la parafernalia que el acto requería a depositar un ramo de flores en el lugar que había ocupado su admirado Caudillo, José Luís Roberto, con quien creo haberme cruzado alguna vez en la Facultad de Derecho, ha sido durante años el abogado y cabeza visible de la asociación empresarial que acoge a los dueños de los locales de alterne, más conocidos como “Puti-clubs” y ahora es Presidente y fundador de la organización política España 2000.
Tal vez Roberto es el que más partido sacó a aquella conversación, en el caso de que ni Ynestrillas ni Crespo mientan, su empresa LEVANTINA DE SEGURIDAD entre los años 1999 y 2003 con Zaplana en el poder consiguió contratos de la administración del Partido Popular por valor de seis millones de euros, pero hace cuatro años, ya con Camps en el poder, la Consellería de Sanitat le dio un contrato valorado en cerca de tres millones de euros. Una vez más a algunos la política les sirve para llevárselo crudo.

En el País Valencià hay una televisión cutre, cateta, en quiebra económica, con algún que otro directivo que con el estilo más soez intenta aprovecharse de las mujeres que trabajan a su alrededor y ahora, en este libro, se denuncia que estaba inmersa en una trama de tráfico de drogas junto con políticos y empresarios y que en camiones de Canal 9 se trasladaba cocaína desde Madrid a Valencia para su distribución. Lo que nos faltaba.

Este tipo de acusaciones deben hacerse con pruebas y si no se tienen o no se quieren enseñar se debe callar. Creo que Ynestrillas ha tirado la piedra y escondido la mano en una acción propia de cobardes y que, tal vez, no esté alejada de la enconada lucha que las facciones de extrema derecha tienen entre ellas.

La única verdad es que la extrema derecha está dentro del PP y que los votantes valencianos de esa trasnochada ideología votan a las siglas de la gaviota, al fin y al cabo la carroña ha sido lo suyo durante muchos años. Puede ser interesante leer este libro, “La reconquista del Estado” nos puede dar muchas sorpresas aunque en muchas cosas su autor sea un marrullero. De momento Roberto se ha querellado pero la verdad es que las concesiones y prebendas que a su empresa le ha dado el Partido Popular están puestas también blanco sobre negro en las cuentas de la Generalitat.

5.3.11

Un ultra relata en un libro cómo Zaplana desactivó la extrema derecha en Valencia (Levante-EMV.com » Comunitat Valenciana)

El presidente de España 2000 denuncia al autor de la obra, que se reafirma en sus tesis

LEVANTE-EMV VALENCIA

El conocido ultra Ricardo Sáenz de Ynestrillas ha publicado un polémico libro en el que relata supuestas reuniones entre asesores del ex presidente de la Generalitat Eduardo Zaplana y líderes de la extrema derecha en la Comunitat Valenciana para que "los falangistas" no se presentaran a las elecciones de 1999. El presidente de España 2000, José Luis Roberto, ha denunciado al autor de la obra por injurias y calumnias. Ynestrillas ha ratificado sus afirmaciones en su blog personal y asegura que acudirá al acto de conciliación que se celebra el próximo 18 de mayo.

Ynestrillas publica en su obra "La reconquista del Estado" una entrevista con Juanma Crespo, ex presidente de Falange Española-Frente Nacional Sindicalista. A preguntas del autor, Crespo cuenta supuestas reuniones a la que acuden él y José Luis Roberto, como representantes de la extrema derecha, y Antonio Gil Terrón, asesor de Presidencia de la Generalitat, y Juan Carlos Gimeno, diputado del PP, en representación de Eduardo Zaplana.

Los encuentros, según explica en el libro, se realizaron en una conocida cervecería de la plaza Manises, frente a Presidencia de la Generalitat. "Vendíamos la idea de que éramos un partido político en expansión y que en un futuro próximo podríamos conseguir alguna concejalía en Valencia y quizá hasta 20.000 votos en las elecciones autonómicas que podrían poner en apuros al PP en caso de una victoria ajustada", comenta Juanma Crespo en su entrevista. Cabe recordar que eran años en que la mayoría en la Generalitat se la repartían los populares y Unión Valenciana.

Ante esta teórica muestra de poder, Crespo asegura que "la propuesta de los portavoces del PP, quienes decían hablar en nombre del propio Eduardo Zaplana, eran las siguientes: bajo ningún concepto teníamos que presentarnos a las elecciones municipales y autonómicas y, de ese modo, recibiríamos ayudas económicas, a determinar la forma y el importe".

Crespo asegura que eso fue lo que le hizo discutir con José Luis Roberto, en aquella época, según el libro, abogado de Falange Española-FNS y que al parecer sí que pretendía seguir con la estrategia marcada por el PP. Eso sí, a las elecciones de 1999, para las que supuestamente se había cocido el pacto, sólo se presentó un partido de la extrema derecha que obtuvo poco más de 2.000 votos. Roberto y Crespo no hicieron campaña.

Años después, Roberto fundó lo que es ahora España 2000, el partido de la extrema derecha referente en la Comunitat Valenciana, con concejales en Onda y Silla. Su empresa llegó a contratar con la Generalitat en la legislatura 1999-2003, con Zaplana todavía de presidente, unos seis millones de euros en una decena de adjudicaciones por servicios de vigilancia.

El 15 de enero de 1999, la empresa de seguridad consigue un contrato de la Generalitat. El 9 de febrero de 1999 consta la adjudicación por un importe de 150.350 euros de la vigilancia en las dependencias del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias. El 23 de octubre de 2000, el contrato tenía un importe de 88.502,39 euros por la vigilancia del Museo de Valltorta. Así siguieron media docena de contratos más con diferentes instituciones públicas.

Pero las adjudicaciones con esta empresa de seguridad han seguido creciendo hasta llegar a un caso tan paradigmático, y ya sin Zaplana, de un contrato con la Conselleria de Sanidad en 2007 por valor de 2.904.622 euros.

Reparto de droga y camiones de Canal 9

"La reconquista del Estado", de Ricardo Sáenz de Ynestrillas, asegura destapar otros escándalos en territorio valenciano. Uno llama la atención, ya que vincula a empresarios y políticos y, más insólito aún, a TVV en el tráfico de drogas.

Según el entrevistado por Sáenz de Ynestrillas, Juanma Crespo, "dicho empresario hacía traer mensualmente cientos de kilos de cocaína desde Madrid a Valencia para su distribución. La droga viajaba a bordo de camiones de Canal 9, la televisión valenciana".

Estas graves acusaciones no se pueden desligar del gran conflicto existente en la extrema derecha, concretamente entre los partidos España 2000 y Democracia Nacional.