25.2.11

23 F: el autogolpe

El 23 de febrero de 1981 se escenifica un intento de golpe militar que tenía como fin y objetivo último salvaguardar la existencia de la monarquía parlamentaria representada por el actual rey Juan Carlos de Borbón.

Esta es una verdad indudablemente conocida por todos los que vivimos aquélla convulsa época, no sólo como espectadores, y por cuantos participaron y tuvieron conocimiento de lo que aquél golpe militar hubiera supuesto para España.

La figura del actual rey de España era por entonces, más que discutida, cuestionada por amplios sectores de la ciudadanía y de la clase política dirigente: por las izquierdas, que pretendían la eliminación y exclusión definitiva de un rey a quien consideraban, porque lo era, heredero directo del general Franco, quien le nombró directamente y a dedo saltándose incluso al que, para los monárquicos, era el legítimo heredero dinástico, el padre del rey, Don Juan de Borbón (a lo que el monarca jamás puso un sólo reparo) y que tuvieron, desde el mismo instante del fallecimiento de Franco, la idea -nada oculta- de traer de nuevo la República; por las derechas y la extrema derecha, porque observaban la deriva sociopolítica que vivía la España de entonces a la cual, además de una profunda crisis económica, se sumaba el creciente separatismo secesionista, que llevaba a la ruptura de la unidad de España, la legalización del PCE y el aumento imparable de los atentados terroristas que, sólo en el último año, ascendía a un centenar de personas, y 389 asesinatos desde el 20 de noviembre de 1975, la abrumadora mayoría miembros de las fuerzas armadas y de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

El rey hizo una jugada maestra, de eso no hay duda. Porque saliera como saliera el golpe, su figura y la institución -gloriosamente fenecida- que representaba, saldría fortalecida: si ganaba, porque él mismo estaba detrás de toda la operación (lo que demuestra, entre otros múltiples datos la participación de sus más íntimos allegados como el Teniente General Jaime Milans del Bosch y el General Armada) y si perdía, a los hechos me remito, porque sobresaldría como el "gran salvador" de la democracia cuya figura jamás podría volver a ser discutida por ninguna persona o grupo.

Existen fundada afirmaciones de que la familia del rey se encontraba desde el día anterior, al menos, fuera de España, a buen recaudo.

Lo que resulta evidente es que hubo varios golpes de Estado solapados. El rey y los mandos militares "vendieron" a cada participante en el golpe la versión que sabían que querían escuchar. Cada cual pensaba que conseguiría unos fines diferentes y , la mayoría, que con ello "salvaban" a España de una nueva confrontación civil al estilo de 1936. El rey y Armada, responsables y artífices últimos de la asonada, tenían su fin propio: garantizar la permanencia de la institución monárquica y de su máximo representante: el rey.

A ninguno le dolieron prendas para manipular y utilizar -en el peor sentido de los términos- a las personas que necesitaban, como los peones que necesitaban para sus propios fines. Y así, no dudaron en hacerlo con el teniente coronel Tejero, hombre de honor y de palabra, de principios, de profundos ideales patrióticos y del arrojo y pundonor necesarios para jugárselo todo al servicio de su patria. Pero le engañaron.

Y así se demostró cuando, al tener noticia del gobierno de "salvación" o de "concentración" que le propuso Armada, decidió dejarlo todo. Ésta era la composición de tal gobierno provisional, bajo la presidencia de Armada:

Presidente: general Alfonso Armada
- Vicepresidente para Asuntos Políticos: Felipe González (PSOE)
- Vicepresidente para Asuntos Económicos: J. M. López de Letona (Banca)
- Ministro de Asuntos Exteriores: José María de Areilza (Coalición Democrática)
- Ministro de Defensa: Manuel Fraga Iribarne (Alianza Popular)
- Ministro de Justicia: Gregorio Peces-Barba (PSOE)
- Ministro de Hacienda: Pío Cabanillas (UCD)
- Ministro del Interior: general Manuel Saavedra Palmeiro
- Ministro de Obras Públicas: José Luis Alvarez (UCD)
- Ministro de Educación y Ciencia: Miguel Herrero de Miñón (UCD)
- Ministro de Trabajo: Jordi Solé Tura (PCE)
- Ministro de Industria: Agustín Rodríguez Sahagún (UCD)
- Ministro de Comercio: Carlos Ferrer Salat (presidente de la CEOE)
- Ministro de Cultura: Antonio Garrigues Walker (empresario)
- Ministro de Economía: Ramón Tamames (PCE)
- Ministro de Transportes y Comunicaciones: Javier Solana (PSOE)
- Ministro de Autonomías y Regiones: general José Antonio Sáenz de Santamaría
- Ministro de Sanidad: Enrique Múgica Herzog (PSOE)
- Ministro de Información: Luis María Anson (presidente de la agencia Efe)

Para este viaje, no hacían falta alforjas.

Por todo ello, a las 18,24 horas del día 23 de febrero de 1981 entró en las Cortes Españolas, e hizo público un comunicado explicando el porqué. Decía así: «Españoles: las unidades del Ejército y de la Guardia Civil que desde ayer están ocupando el Congreso de los Diputados a las órdenes del general Miláns del Bosch, capitán general de Valencia, no tienen otro deseo que el bien de España y de su pueblo. No admiten las autonomías separatistas y quieren una España descentralizada pero no rota. No admiten la impunidad de los asesinos terroristas contra los que es preciso aplicar todo el rigor de la Ley. No pueden aceptar una situación en la que el prestigio de España disminuye día a día. No admiten la inseguridad ciudadana que os impide vivir en paz. Aceptan y respetan al Rey, al que quieren ver al frente de los destinos de la Patria, respaldado por las Fuerzas Armadas. En suma, quieren la unidad de España, la paz, orden, seguridad. ¡Viva España!»

Sobran ya las palabras...


18.2.11

La ‘moviola’ de la cárcel (El Adelantado.com de Segovia)

El Centro Penitenciario de Segovia, que hoy cumple una década de su entrada en funcionamiento efectiva, se ha convertido en objetivo de los medios de comunicación por la relevancia pública de algunos de sus internos.

G.A. - Segovia
15/02/2011

Momentos para la historia: Pedro Almodóvar eligió la cárcel de Segovia para rodar "Hable con ella"./ KAMARERO

Momentos para la historia: simpatizantes de Ynestrillas./ JUAN MARTÍN

E l Centro Penitenciario de Segovia, que entró en funcionamiento hoy hace diez años, pronto se convirtió lugar de peregrinación para cámaras de televisión, fotógrafos y periodistas de diferentes medios e incluso, al poco de su inauguración, fue escenario del rodaje de una película de Almodóvar.

El director manchego eligió sus instalaciones para localizar una escena de la película ‘Hable con ella’, con Javier Cámara, Leonor Watling y Rosario Flores como protagonistas.

Más de 200 segovianos se presentaron al casting para escoger a los extras de las secuencias que se rodaron en las instalaciones, desde el que interpreta al taxista que lleva a la cárcel a uno de los actores a otros ataviados como funcionarios de prisión.

Por otro lado, el ex secretario de Estado de Seguridad Rafael Vera ingresó en este centro el 16 de febrero de 2005 y lo abandonó en agosto del año siguiente, después de que Instituciones Penitenciarias le concediera el tercer grado penitenciario. Durante algunos meses tuvo como compañero de celda a uno de sus estrechos colaboradores en el Ministerio del Interior, el ex director general de la Policía José María Rodríguez Colorado, condenados ambos por malversación de fondos públicos en relación con los denominados “fondos reservados”.

A los pocos días de su ingreso en el centro, Vera recibió la visita del ex presidente del Gobierno Felipe González y de los ex ministros de Interior, José Luis Corcuera y José Barrionuevo.

El ex secretario de Estado de Seguridad coincidió durante su estancia en Segovia con Ricardo Sáenz de Ynestrillas, que cumplía condena desde noviembre de 2001y que inició en julio de 2005 una huelga de hambre y sed, con carácter reivindicativo, al considerar injusto su confinamiento. Había sido detenido por intento de homicidio y por tenencia de armas, acusado de disparar contra un joven en septiembre de 1997, en una discoteca de la zona comercial Centro Oeste, en Majadahonda (Madrid), aunque él siempre ha defendido su inocencia. Finalmente consiguió el tercer grado en octubre de 2005.

Por lo que respecta a la antigua cárcel, terminada en 1930, además de pasar a la historia del cine por ‘La fuga de Segovia’, película de los años ochenta que refleja la espectacular huida de las instalaciones ocurrida en abril de 1976, en la que huyeron 29 presos, pertenecientes a ETA y a organizaciones nacionalistas catalanas. La escapada se realizó a través de un túnel excavado en la primera galería que conectaba con los desagües y, seguidamente, con el cauce del río Clamores.

También alojó a personajes públicos de la talla del empresario Jesús Gil, por el trágico derrumbe de Los Ángeles de San Rafael en 1969, que causó varios muertos.

Una vez que entró el funcionamiento el nuevo centro penitenciario de Perogordo, la “cárcel vieja”, como se denomina todavía, ha sido escenario de varios rodajes, desde un capítulo de la televisiva ‘La huella del crimen’ sobre el caso de los marqueses de Urquijo, a películas como ‘Las trece rosas’ o, más recientemente, ‘Torrente 4’.

14.2.11

Ynestrillas acudirá al Acto de Conciliación del próximo 19 de mayo (Minutodigital.com)

PUBLICADO 13 febrero, 2011

Si la pasada semana publicábamos la noticia de la querella que el abogado valenciano, José Luis Roberto, había presentado contra Ricardo Sáenz de Ynestrillas por determinadas afirmaciones que se lanzaban contra él desde su último libro, ahora le toca el turno a Ynestrillas, que se ha reafirmado en el contenido de su libro y ha hecho público un comunicado en relación a aquella noticia.

Según ha podido saber MinutoDigital.com, varios “pesos pesados” de la Abogacía falangista ya están trabajando en el tema. En concreto, dos serían las principales figuras que estarían diseñando la estrategia de Ynestrillas: Nacho Menéndez e Ignacio Toledano.


http://www.minutodigital.com/2011/02/13/ynestrillas-las-informaciones-que-se-difunden-y-publican-en-el-libro-la-reconquista-del-estado-son-rigurosamente-ciertas/

12.2.11

Comunicado oficial ante la "supuesta denuncia" de José Luis Roberto

Ante la Diligencia de Ordenación recibida el pasado día 10 del Juzgado de Primera Instancia nº 36 de Madrid - en virtud de la solicitud realizada por José Luis Roberto Navarro del ACTO de CONCILIACIÓN conmigo a raíz de las afirmaciones realizadas en mi último libro, “La Reconquista del Estado”, editorial SEPHA y publicado en el mes de noviembre pasado- quiero expresar las siguientes consideraciones:

1. Se cita a las DOS partes para la comparecencia del acto de conciliación para el próximo día 19 de mayo de 2011, a las 13,15 horas.
 
2. Se advierte, A LAS DOS PARTES, de la obligación de comparecer bajo sanción de CONDENAR EN COSTAS AL NO COMPARECIENTE. Asunto que obliga por igual a las dos partes y no, como torticeramente se está difundiendo por quien insta la conciliación, solamente a mí.
 
3. El acto de conciliación, puesto que es un trámite CIVIL, no se produce por delito alguno, así que MIENTE quien está difundiendo presuntas “denuncias por injurias y calumnias” de todo lo cual, al atentar contra mi propia estimación con publicidad se dará buena cuenta en el juzgado correspondiente.
 
4. Esta parte acudirá al referido llamamiento, en su línea de dar la cara siempre y responsabilizarse siempre de cuanto hace o publica, aspecto éste que no todo el mundo puede hacer, y en particular el cobarde que profirió toda serie de injurias y calumnias bajo el seudónimo de “El Autor” o el de “DPS” desde un blog “fantasma” llamado “El Caracol” contra mí, cuya querella, por mí interpuesta, fue sobreseída y archivada al “no encontrarse la identidad de los autores”, a pesar de haber facilitado a la Policía Científica y al Juzgado toda clase de datos informáticos, como direcciones IP, dominios, etc. Esa es la ventaja que poseen aquéllos que trabajan para los servicios de información del Estado.
 
5. Las informaciones que se difunden y publican en el libro “La Reconquista del Estado” son rigurosamente ciertas, como me encargaré de demostrar ante el juzgado, en el momento que sea requerido para ello con toda suerte de pruebas testificales y documentales, cumpliendo así con la “exceptio veritatis” del art. 207 del Código penal que exime del delito de calumnias cuando se demuestre la verdad de las afirmaciones realizadas.
 
6. Se dará igualmente cuenta, al juzgado correspondiente, de las incitaciones realizadas en la página oficial del foro del partido “España 2000”, donde, tras informar con injurias y tergiversaciones del acto de conciliación referido, se hace, por cuenta del administrador de la página, literalmente la siguiente afirmación:
“ Ya era hora
escrito por admin, 07.02.2011, 18:44
Se informará para darle el recibimiento que se merece.” 




Ricardo Sáenz de Ynestrillas 

11.2.11

A petición de mi amigo Angel Espinosa

En esta hora de España en que las mayores aportaciones del auto proclamado "patriotismo" se dedica, como exclusiva aportación a la "Causa", a la puesta en funcionamiento del, cada vez más, reconocido como el "patriotismo necrológico", conmemorando, una y otra vez, fechas, fundaciones, muertes, funerales, nacimientos, aniversarios y demás excusas para la nostalgia reaccionaria y sensiblera, demostraciones todas ellas de la falta de ideas, argumentos, programas, y, en definitiva, proyecto alguno que transmitir y difundir a nuestro pueblo para tratar de influir en los destinos de este país a la deriva - que fue nación y patria y ahora no es más que cochambre nauseabunda-, en esta hora, digo, me pide mi amigo Ángel Espinosa que publique esta nota de adhesión. 

Y lo hago de mil amores porque, primero, él me lo pide. Y, segundo, porque si algo es de celebrar, recordar y conmemorar es, precisamente, la actitud valiente, comprometida y arriesgada de una generación de falangistas heroicos que, tras nuestra terrible guerra civil, se presentaron voluntarios para defender la civilización occidental y cristiana de la invasión esclavizadora del comunismo. Hombres que murieron por una Europa y una España, libres y soberanas, cristianas y occidentales, sin pensar que sus habitantes futuros, nosotros, tal vez no nos merecíamos ni una gota de sangre. 

Honor y gloria a quienes todo lo dejaron, para morir de formas terriblemente dolorosas, lentas, inconcebibles y conseguir, para las generaciones que les seguimos, naciones libres, cuyos sucesores nos hemos encargado de convertir en estercoleros de mercadería.

8.2.11

José Luis Roberto denuncia a Ynestrillas (página oficial ESPAÑA 2000)

"Martes 08 de Febrero de 2011 13:07 .

José Luis Roberto, presidente de España 2000, ha solicitado la celebración de un acto de conciliación con Ricardo Sáenz de Ynestrillas, para determinar la autoría de las afirmaciones y fuentes “falsas” que se recogen en un libro publicado recientemente.

En el caso de que no se avenga a un acuerdo se procederá a formular la correspondiente acción judicial mediante la interposición de querella criminal por un delito de calumnias e injurias con publicidad contar el tal citado Ricardo Sainz de Ynestrillas, Juan Manuel Crespo Ortiz, en busca y captura por la Justicia,y la editorial Sepha”, señlala la formación identitaria en un comunicado."

DENUNCIA DEL PRESIDENTE DE ESPAÑA 2000 A RICARDO SAENZ DE YNESTRILLAS (por Samuel Garrido Andreu, alias "Azor")

José Luis Roberto (Presidente de España 2000) denuncia a Ricardo Sáenz de Ynestrillas

José Luís Roberto ha solicitado la celebración de un acto de conciliación con Ricardo Sáenz de Ynestrillas en virtud de su último libro publicado por la editorial Sepha.
El juzgado de 1ª instancia de Madrid, nº 36 ha aceptado el mismo que tendrá lugar el 19 de mayo a las 13.15 h. del corriente.

Se insta a Ricardo Saez de Ynestrillas a reconocer la autoría de sus afirmaciones, de sus fuentes, reconocer que las hizo a sabiendas de que eran falsas.

En el caso de que no se efectúe la comparecencia sin justa causa el acto se declara por intentando sin efecto, condenándose en costas al compareciente.

En el caso de que no se avenga a un acuerdo se procederá a formular la correspondiente acción judicial mediante la interposición de querella criminal por un delito de calumnias e injurias con publicidad contar el tal citado Ricardo Sáenz de Ynestrillas, Juan Manuel Crespo Ortiz (en busca y captura por la Justicia) y la editorial Sepha.

El autor de este blog lamenta profundamente esta situación aunque entiende la decisión tomada por su amigo y camarada José Luis Roberto al que se le acusa de varios asesinatos (entre otras lindezas) en este libro. El autor de este blog admiró la lucha de Ynestrillas durante los años 90 asistiendo a varios de su mítines y llegando a forjar una amistad (que todavía perdura) con el que fuera delegado de A.U.N en Valencia Andrés Santo. También participé activamente en la presentación del primer libro de Ynestrillas en Valencia en 2006. Todo ello quedó enturbiado cuando fui conocedor de algunas de las intenciones de Ynestrillas hacia mis amigos José Luis Roberto y Eduardo Arias poniéndose en peligro la integridad fisica de otros amigos personales como son Salvador Cayrols y José Antonio Ocio por encontrarse "en el lugar equivocado"

7.2.11

Contenido completo de la presentación de la Reconquista del Estado en la Librería Europa (Barcelona)

Antes que nada, quiero agradecer al equipo de la Librería Europa su defensa por la libertad de expresión y, desde luego, su defensa por la libertad de Pedro Varela, que es tanto como gritar “libertad”, de pensamiento, de opinión, de ideas, de principios, de movimientos y de circulación. Mando, aquí y ahora, un encarecido abrazo para Pedro Varela con quien me dio tiempo a tratar el asunto de esta presentación. Y pido para él, en solidaridad y en reconocimiento, un fuerte aplauso.


La Reconquista del Estado: el motivo


Mi compromiso desde el libro anterior, “Ynestrillas. Crónica de un hombre libre”, con todos mis lectores.


El homenaje y recuerdo a los militantes del AUN que fueron capaces de asumir un compromiso militante enorme, lo que yo he llamado en el libro “la forja de un combatiente”:

Comenzaron desde simpatizantes y se afiliaron. Arreciaron en su compromiso y militaron. Comprometieron su militancia y combatieron. Y en ese camino asumieron el peligro absoluto para su integridad física, el peligro para su vida y el peligro para su libertad.


Pedro Varela: La Libertad


Esa libertad de la que el sistema nos priva a quienes le molestamos, a quienes le desafiamos; a quienes, conociendo sus normas, las rechazamos por injustas; a quienes no nos dejamos doblegar por la injusticia, la represión o la opresión.


Represión y opresión que sufre hoy día Pedro Varela, ya lo hemos dicho, el propietario de esta humilde librería, por defender su derecho a difundir el pensamiento libre, escrito por hombres libres, y ofrecido a todo el mundo libre. y mientras nosotros hablamos, a él le intentan enmudecer.


Hoy rindo desde ésta, su casa, mi más fervoroso y emocionado homenaje a quien no se derrumba frente a la tiranía del pensamiento único y a quien sufre prisión por defender lo que a todos nosotros, como hombres libres, también nos corresponde.

Recuerdo cuando hace casi cuatro años estuve aquí, presentando mi primera autobiografía política: “Ynestrillas, crónica de un hombre libre”. Pedro Varela me abrió su corazón, y su casa, para que pudiera difundir mi mensaje, aunque no coincidiera con el suyo.


Y eso es lo principal. El ejercicio de la libertad. La libertad de expresión. La libertad no consiste, no, en proclamar lo que otros te ordenan que digas. En defender lo que el sistema, la dictadura del pensamiento, te impone pensar. Y al igual que el pensamiento no delinque según los más profundos dictados de la razón y del derecho, difundir pensamientos jamás puede constituir delito alguno. La libertad consiste precisamente, en respetar el pensamiento de quienes opinan lo contrario a ti, de quienes discrepan y disienten. De lo contrario no es libertad.


¡Nosotros somos los malditos! Los que preferimos arder en la hoguera de la verdad y el pensamiento libres, antes que revolcarnos en la ponzoña, en el barrizal, en el estercolero de la represión impuesta por el estado al dictado de los grandes poderes políticos y económicos que nos encierra tras los barrotes que ellos llaman “estado del bienestar y de las libertades”.


Para conseguir desmontar esta gran mentira existe la libertad de elegir. Y para soportar la opresión de quien elige existe el compromiso social.

Durante treinta años me he embarcado en todo tipo de empresas revolucionarias y nacionales. He militado desde muy joven en múltiples organizaciones políticas, formado en partidos políticos, militado en organizaciones clandestinas que practicaron la guerrilla urbana y, en otros casos, la lucha armada; he creado partidos políticos que concurrieron a procesos electorales y por último, milité en una de las múltiples falanges.


Uno de estos partidos fue AuN. La Alianza por la Unidad Nacional. En ella compartí trinchera con algunos de los mejores hombres y mujeres que he conocido. En ella recorrimos España, de parte a parte, haciendo especial hincapié en todos aquellos lugares donde el alma, la esencia de España se han perdido de forma difícilmente recuperable. Y en el seno de la campaña “Recuperemos España” nos plantamos en todos y cada uno de los lugares feudos del separatismo independentista y antiespañol.


Recorrimos Vascongadas y Navarra; Cataluña y Galicia; Gran canaria y Gibraltar…


Atravesábamos los feudos nacionalistas, como decimos en Madrid, hasta la cocina. Penetrábamos, frente a los que después proclamaban los medios de comunicación, sin protección, sin escolta, sin el respaldo de las Fuerzas del Orden Público. De hecho, las Fuerzas del Orden Público del lugar que fuese (Ertzaintza, Mossos, Policía Nacional, Guardia Civil, policías locales varias, etc) nos impedían el paso aunque tuviéramos los permisos correspondientes después de haberlos ganado en los tribunales. Nos expulsaban de los lugares donde debíamos dar nuestros mítines. Nos apaleaban y nos detenían.


Luchamos contra ellos, ¡siempre luchamos! No nos amedrentábamos sino que una y otra vez, r que r, volvíamos a los lugares elegidos, chocábamos frontalmente con los agentes, los eludíamos, les dábamos esquinazo y volvíamos…y volvían a echarnos. Muchas veces terminábamos en comisaria o en el cuartelillo de la guardia civil. Y tras los primeros actos políticos, después de que las autoridades permitieran a los independentistas ocupar el lugar autorizado para nuestro acto, después de que los borrokas de turno nos lanzasen piedras, botellas, bolas de acero con tirachinas, cocteles molotov, de todo, después de que los separatistas incendiasen sus propias ciudades y las pusieran patas arriba, entonces, comenzaron a prohibirnos los actos públicos: si nuestros enemigos revientan sus propias ciudades con ocasión de nuestros actos políticos legales, no se les encierra, prohíbe y reprime a ellos, no, se nos prohíbe a nosotros ejercer el derecho a la libertad de expresión, a la libre circulación y a la libre difusión de ideas y pensamientos. Y nuestra respuesta ¿sabéis cual fue?:

“Si el estado de Derecho y la Constitución no amparan nuestras libertades, no amparan nuestra protección, no protegen nuestros más elementales derechos “Fun-da-men-tales” entonces nosotros rechazamos ese estado de Derecho y esa Constitución, ese sistema y esa represión y nos manifestaremos sin su permiso y contra su voluntad…”


Y eso fue lo que hicimos: manifestarnos sin autorización. Sobre los mismos carteles que pegábamos en las calles y plazas, tras las prohibiciones de cada acto político, colocábamos unas franjas de papel impreso que rezaba: ¡¡No autorizado!! ¡¡El AuN desafía!!.

Y entramos, vaya si entramos, en más de cincuenta poblaciones.


A lo largo de las páginas de este libro encontraréis los actos más emblemáticos y paradigmáticos de cuantos hicimos. Fuimos adaptando los métodos hasta esquivar policías y separatistas por igual y cumplir, siempre cumplir, con la cita final previamente fijada y que habíamos hecho pública en los propios lugares donde habíamos de celebrarlos.


Durante muchos años se recordará esta gesta. Como se recordará, ineludiblemente, el primer y el único día, hasta ahora, en que se arrió la bandera pirata de Gibraltar y se izó en su lugar la bandera nacional española…No quedaron fotos de aquello… pero la foto mental que conservo en mi retina permanecerá imborrable para siempre.


Esto que vengo contando explica la portada del libro que hoy presento:

Sobre una enseña nacional, en su interior, permanecen enemigos del norte y enemigos del sur. Sus símbolos son similares, copiados el uno del otro, como similares son sus intenciones. La ikurriña imita a la bandera británica, a la Union Jack, como Vasconia imita a Gibraltar en sus ansias soberanistas pero, de momento, ambas viven de España.


Esa es la historia triste de España, que en su interior y a su amparo han crecido siempre los enemigos, como setas podridas y venenosas. Esto es lo que explica la faja roja que cruza el libro, que hoy presento, de lado a lado: los enemigos de dentro. Y ahora, al decir “de dentro” no solo me refiero a nuestra España, sino también, a dentro de “nuestras filas”.


Tras el AuN, y nuevamente la cárcel, milité en la falange. Era mi enésimo intento de poner mi voluntad al servicio de la revolución sindical que enarbola mi doctrina. Volvía a desafiar la práctica habitual, inoculada en el tejido de España, de la infiltración de virus y organismos de los aparatos del Estado en nuestras organizaciones. Pero no fue una excepción…


Puse de nuevo todo mi bagaje político, militante, activista, jurídico, y toda mi alma en defender un proyecto, en re-crear un proyecto que difundir al resto de nuestro pueblo mediante una organización, mediante una estructura…y tuve que abandonarlo al confirmar que no es casualidad que desde los años setenta hasta nuestros días el movimiento político patriótico, en cualquiera de sus versiones, ha estado, y continúa estando, desarticulado por obra y gracia de las infiltraciones estatales. Esos virus tienen como misión separar, dividir, enfrentar, enfermar como un cáncer cualquier tejido sano para hacerlo improductivo, para pudrirlo hasta hacerlo perecer o enquistarse de forma inútil, marginal y grotescamente testimonial.


Reflexioné entonces sobre los “peores enemigos de nuestros pueblos” y medité largamente sobre lo que, quienes llevamos décadas de lucha y compromiso político, conocemos de primera mano. Me percaté entonces de que no caben medias tintas. De que se está a un lado o en el de enfrente. De que si alguien es consciente del mal que aqueja a nuestro movimiento, del cáncer que causa su inexistencia, y no lo pone en conocimiento de los miles de buenos militantes que existen en España, en todas las organizaciones, de los bienintencionados seguidores que, en su ingenuidad, creen seguir una causa -sirviendo únicamente a los propósitos del estado- de los miles de personas que podrían seguirnos si no es por el espectáculo deplorable y bochornoso que ofrecemos, entonces, ese alguien conocedor del fraude, de la gran mentira tras la cual se amparan impostores y estafadores al servicio del estado, se convierte en cómplice.


Y me propuse entonces desenmascararlos a todos. En esta tarea me ayudaron militantes históricos de organizaciones políticas diversas. Y, en especial, me ayudó Juanma Crespo. Juanma fue el autor hace unos años del libro “Memorias de un ultra”. Escribió ese libro como salvoconducto, como salvavidas para proteger su integridad (la física y la moral) y también su vida. Porque alguno de esos fantasmones enmascarados al ridículo poder de alguna de esas organizaciones, falsamente patriotas, había puesto precio a su cabeza. Le costó, también a él, mucho tiempo de cárcel…y ahora ha colaborado de una forma determinante en esta esencial tarea de desenmascarar impostores. Hoy no puede estar aquí porque se encuentra confinado, con el estatuto de refugiado político, a muchos miles de kilómetros de España…su España, la nuestra, la que nos duele porque no nos gusta. Y a la que amamos con terrible dolor.


Juanma ha querido participar de esta presentación escribiendo unas líneas que ahora se leerán para vosotros:


“Decía Platón: "hay que tener el valor de decir la verdad, sobre todo cuando se habla de la verdad". Y eso es exactamente lo que ha hecho Ricardo Sáeez de Ynestrillas al escribir el libro que hoy presenta en la Librería Europa: DECIR LA VERDAD, con mayúsculas.

Todos conocemos al autor y sabemos que si algo le sobra es valor, y esas agallas se plasman en todas y cada una de las páginas de este libro que se lee solo.

Las historias que narra son increíbles y épicas:

Se precisó mucha valentía para que un grupo de camaradas izaran la enseña española en una fortaleza de Gibraltar por primera vez después de siglos de invasión... o para reivindicar múltiples veces la españolidad de Vascongadas adentrándose en pleno feudo abertzale con las manos limpias como únicas armas.

Pero si para realizar estos eventos hizo falta bravura, desenmascarar a los dirigentes infiltrados en los movimientos patriotas significa tener algo que no abunda: bizarría, dignidad y un fuerte compromiso moral con la causa y con todos los militantes de honor. Y eso es algo que nadie puede quitarle a Ricardo.

"La Reconquista del Estado" no es tan solo un ejemplar más de los cientos o miles que hay escritos sobre "el mundillo", es sin duda una obra imprescindible que tiene y debe marcar un antes y un después en los movimientos patriotas actuales.

A partir de ahora nadie puede alegar ignorancia a la hora de saber qué organizaciones de las autocalificadas "Nacionales"... no son tales, sino todo lo contrario; o quienes de los llamados "lideres patriotas" son, realmente, perros al servicio del sistema. Y que me disculpen los perros.

Ha llegado el momento de quitarnos de encima esos lastres y emplear nuestro esfuerzo en alternativas políticas serias y válidas para y por España.

No podemos permitirnos el lujo de formar parte de la generación que dejó morir a nuestra patria; todos somos responsables ante la Historia y ante los camaradas que nos precedieron con su sacrificio.

No quiero dejar de agradecer a Ricardo, el Honor de haberme dejado contribuir en este proyecto narrando mis experiencias con el "cojo". Le mando un fuerte abrazo y para todos, siempre: ¡ARRIBA ESPAÑA!

Juanma Crespo


Por último, os expreso un deseo. Un deseo que proclamo al final de las páginas del libro que hoy os presento. Porque para reconquistar una patria primero hay que reconquistar al hombre. Tenemos que vencernos a nosotros mismos y eliminar a traidores y a impostores, mercenarios y confidentes de nuestro camino.


Este es mi deseo:


Conste, que mi voluntario alejamiento, mi ruptura, con el submundillo fachista, casposo y reaccionario, no obedece a pose alguna, a ninguna estrategia para engañar a nadie, ni para medrar en lugar alguno o ganarme las simpatías de ningún “examinador” de presuntos valores democráticos. Lo hago de corazón, por honestidad, por higiene mental, por limpieza y autenticidad políticas, porque al final, la contumacia de los hechos probados me ha convencido de que no puedo seguir recorriendo camino alguno junto a quienes me producen vergüenza ajena o a quienes merecen toda mi desconfianza, cuando no mi desprecio. Porque uno debe escoger su senda y apartarse de quienes todo lo convierten en lodo, o en pachanga tabernera, o en reaccionarismo conservador, o en folclore vacuo y sin sentido.

Quiero dejar constancia también de que la crítica que he realizado no implica a todas y a cada una de las personas que militan o simpatizan con supuestos valores de ese submundillo marginal y vano. Hay en él algunos hombres –y mujeres- buenos. Y, precisamente a ellos, dedico este libro. Para abrirles los ojos y hacer que se aparten del saco de manzanas podridas que representa el entorno en el que se dejan la piel, o al que se acercan, intentando hacer política cuando nadie quiere hacer más que el payaso, o protagonizar una absurda carrera de caracoles. Cuando la mayoría de sus representantes sólo buscan una forma de vida, un círculo de colegas, un club de amiguetes, la única fórmula que tienen de intentar relacionarse. Y a ello, no a ningún valor supremo, lo subordinan todo.

Ojalá mis palabras, aunque duras y críticas, pero sinceras y constatadas, sirvan para hacer reaccionar a toda la buena gente que quede en ese entorno y cobre conciencia de lo mucho que se puede hacer por los demás, por nuestro pueblo, por nuestro país, empeñando nuestro esfuerzo en acciones que merezcan la pena, dedicando nuestras energías y nuestro tiempo y quemando nuestras vidas al servicio de las grandes causas de la Humanidad: La Verdad Histórica, el Bien Común y la Justicia Social (La Reconquista del Estado, pág. 258)

Muchas gracias y buenas tardes.

Ricardo Sáenz de Ynestrillas