27.8.10

Sinaloa

Falta cada vez menos para la publicación de mi segundo libro, como continuación de mi primera autobiografía Ynestrillas, Crónica de un hombre libre. Cumplo así mi anterior compromiso con mis lectores de una sabrosa segunda parte centrada en la Campaña del Norte de AUN, celebre, conocida y aun gloriosa. Las fechas y celebraciones políticas mas importantes de ella, las mas emblemáticas y significativas ocupan la mitad de la obra.

Hay también una segunda parte. En ella me dedico a desenmascarar a buena parte de los fantasmones encaramados al poder de su propia estulticia e incompetencia, en su irrelevante existencia, cuando no a los confidentes, traidores, chivatos, capos mafiosos, tratantes de blancas, explotadores sexuales despreciables, traficantes de drogas, pederastas ... y todos cuantos han hecho de la política su ocupación para, solo y exclusivamente, beneficiarse personalmente de ella impidiendo, al mismo tiempo, la formacion, cohesión y crecimiento de cualquier alternativa al sistema, mas allá de la derecha y de la izquierda, constituyendo una vergonzante comparsa de los gobernantes de turno y los servicios de información del Estado.

Entretanto investigo e inspecciono otros rincones, busco la paz entre el azul, como llamamos al mar los buceadores, y el rojo. Comparto mi buceo con otros tiburones, orlados estos de nobleza y valor, y profundizo y ahondo mirando al horizonte donde diviso a Sinaloa, esplendorosa ella en su reinado.