26.4.10

Tarde de difuntos (de Cuartopoder)












"La de ayer en Madrid fue una tarde de difuntos. Algunos, muy conocidos, mostraban su rostro en blanco y negro sobre las pancartas que enarbolaban las miles de personas que se manifestaban contra la impunidad del franquismo y en apoyo al juez Garzón. Viendo pasar las imágenes de Julián Grimau, Lluis Companys, Miguel Hernández, Puig Antich o García Lorca, repetidas por centenares, me acerco a una pareja que mantiene enhiesta una vieja fotografía enmarcada, recién descolgada de la pared. “Es mi abuelo”, me dice él. “La última vez que le vieron con vida fue en Pozoblanco. Después le hicieron desaparecer”.

Al nieto de aquel hombre no se le escucha gritar ninguna consigna. No da vivas a la República ni a Garzón. Ni siquiera cuando el avance de la marcha nos hace a un lado, deja de sostener aquella fotografía por encima de su cabeza, como si pretendiera que el retrato divisara a todos y cada uno de los presentes con su mirada tristísima.

Es 24 de abril pero bien podría ser el día 14, por la cantidad de banderas republicanas que han tomado la calle Alcalá. La más grande la hace flamear un gigantón que se ha encaramado a una estructura de vidrio que está frente al Ministerio de Educación. Tiene pedigrí. Se trata de Jaume d’Urgell, el joven que se hizo famoso por colgar una enseña republicana en un juzgado de lo contencioso al paso de una manifestación del colectivo Por una vivienda digna.

Veo de lejos a Pilar Bardem y a Charo López. Creo reconocer a Cayo Lara y a Gaspar Llamazares. Identifico sin ningún género de dudas a Pedro Zerolo, a Antonio Gutiérrez y a varios miembros de UGT. Se corea el “Garzón, amigo, el pueblo está contigo”, que me parece un ripio demasiado fácil y “el genocidio no prescribe”.

Manifestantes, con fotos de represaliados por el franquismo. / ION ANTOLÍN

La jornada era una oportunidad para dar la razón a quienes alertan de que enjuiciar los crímenes de la dictadura envuelve al país en un peligroso clima guerracivilista. Para comprobarlo, acudo a la contramarcha que convocaba la Falange a poco más de un kilómetro, y que tenía muy preocupado al poeta Luis García Montero, uno de los organizadores del acto de apoyo a Garzón.“Por lo que me dicen, van a traer en autobús a falangistas de toda España”, me explicaba este jueves en Barcelona. Al llegar a la plaza de Alonso Martínez, cuento a los falangistas. No llegan a 150. Puede que hayan venido en autobuses repasando el Cara al Sol, pero no en más de tres.

Los que gritan “aquí está la juventud de España” y hacen volar sus aguiluchos son gente mayoritariamente entrada en años, aunque con buena memoria para acordarse de la madre de Garzón o de la de Zapatero. Han improvisado un pequeño atril frente al Supremo y uno de sus dirigentes, Ignacio Menéndez, revela el dato definitivo. Resulta que frente al edificio del Tribunal, visible posiblemente desde la ventana del juez Varela, se encuentra la casa en la que vivió José Antonio Primo de Rivera, del que para más inri se cumplía ayer el 107 aniversario de su nacimiento. Toda una inspiración para el instructor de la causa contra Garzón.

Interviene después Martín Sáenz de Ynestrillas, hijo del comandante del Ejército asesinado por ETA en 1986. Asegura tener la sensación de “estar viajando en el tiempo hacia atrás”, y no se puede sino darle la razón. El pequeño de los Ynestrillas clama contra la petición de algunas fuerzas de izquierda de ilegalizar la Falange y reta a aplicar de verdad la ley de Memoria Histórica, para que pongamos cara a los verdaderos asesinos. ¿Le tomará alguien la palabra?

Tras comprobar que si ésta es una de las dos Españas de las que hablan no hay que hacerle mucho caso, me fumo los dos discursos que faltan y trato de regresar a toda prisa a la manifestación por los ausentes, a la que supongo ya en la Puerta del Sol. No sólo han llegado sino que la concentración se ha disuelto. Me cuentan que ha hablado Almodóvar de la dignidad de las víctimas del franquismo y que Almudena Grandes ha dicho que el deseo de sus familiares de recuperar sus restos no puede ser objeto de delito. Y que ha sido impresionante el minuto de silencio.

Me voy pensando que este país se merece pasar página de una vez por todas."

Juan Carlos Escudier

Preferiría no hacerlo

Cuarto Poder

18 comentarios:

Soldado Vikingo dijo...

Se sufrió y se hicieron barbaridades en ambos bandos. Y lo que no puede ser en que algunos echen la culpa de todo a los del otro. O se corta esta situación pero ya o me temo que los jovenes españoles como yo vamos a tener que matarnos de nuevo en una especie de continuación del conflicto que acabó hace más de 70 años y que aún tenemos muy presente.
Yo no tengo a ningún familiar fusilado por uno u otro bando (al menos que yo sepa), pero por favor, dejemos a los muertos descansar en paz.
Por cierto, ¿de donde has sacado el artículo?.

Anónimo dijo...

SÍ, claro, hay que pasar página cuanto antes: pero para eso primero hay que escribirla, leerla, asumirla, y resolver los asuntos (graves) que haya dejado pendientes.

Lo que pasa aquí no pasa en NINGÚN SITIO DEL MUNDO: una transición basada en el olvido, la marginación, la falta de reparación y la más mínima sensibilidad hacia miles (MILES) de familias represaliadas que sólo piden recuperar los restos de los suyos...además de la anulación de sentencias franquistas.

¿Cómo puede haber reconciliación verdadera sin esa sensibilidad, cómo una patria común, cómo una democracia (entre otras cosas), cómo se pueden dar lecciones de transiciones y de derechos humanos a otros países?.

Os pongáis como os pongáis, es una verdadera vergüenza (que a todo patriota debería rebelar) saber que en nuestra patria, en su suelo, tenemos a no menos de 150.000 desaparecidos, con hijos, hermanos, nietos...y biznietos (y a este paso tataranietos) buscándolos (y hasta ahora calladitos y sin rechistar para "no levantar heridas").

¿Y sus heridas quién se las cura?. Pensad lo que ha sido la vida, hasta hace poco, de las víctimas de ETA en Vascongadas: rechazados, marginados, silenciados....

Eso mismo, multiplicado, es lo que tienen las víctimas del franquismo. Y no volváis a sacar lo de Paracuellos, los crímenes por igual, las checas y demás, por favor, que la cosa está muy clara y ya no vale crear más confusión.

Sería igual, hablando de VÍCTIMAS, que justificar la marginación de las víctimas de ETA en Vascongadas (pongamos como ejemplo) por la actuación de los GAL.

¡Un poquito de rigor, responsabilidad, patriotismo...y sobre todo de sensibilidad y buenos sentimientos!

Anónimo dijo...

La persecución religiosa que se desató en la zona republicana en los primeros meses de la guerra civil era el reflejo de la revolución y de cierta irracionalidad de carácter antropológico contra todo símbolo cultural del pasado (de carne y de madera). Sin embargo hay que considerar, como hace el monje benedictino e historiador Hilari Raguer, que los asesinatos de religiosos no se producen (o no está probado que sea) por el odium fidei de los agresores: por el odio a la Fe, necesario para las beatificaciones de las víctimas, y que muy posiblemente se produjeran por cuestiones políticas, culturales (como decimos), pero no estrictamente religiosas. Desde el punto de vista político qué duda cabe que la jerarquía eclesiástica española estaba profundamente alineada con la extrema derecha y la plutocracia, y no con los pobres precisamente (como denunciaron algunos-pocos religiosos como el canónigo de Barcelona Carles Cardó, el de Lérida Josep Llorens, o incluso el cardenal exiliado Vidal i Barraquer). Hilari Raguer nos recuerda cómo no pocos párrocos participaron directamente en la represión física de miles de personas (muchas cristianas y católicas) y en las delaciones, y cómo fueron muy pocos los que gritaron: “¡no más sangre!” (el obispo Olaechea por ejemplo). Casos como el capellán castrense que entró en los barrios obreros de La Macarena con la columna de legionarios y falangistas “a sangre y fuego”, o el cura de Rociana (Huelva) insistiendo repetidamente por escrito para que se fusilara a más gente en su pueblo (porque las 200 que ya habían asesinado le parecían pocas), fueron actitudes nada excepcionales entonces. Todo ello llevó a la reflexión del padre Alfonso Thió, que se preguntaba al comienzo de la guerra si los rojos “¿rechazan a los ministros por causa de Jesús, o rechazan a Jesús por causa de los ministros?”.
De hecho los franquistas también fusilaron a curas (vascos sobre todo) por ser “rojos” y no curas: por cuestiones políticas y no religiosas. Por ejemplo se fusiló en Écija al párroco de San Andrés-Sevilla, Francisco Carrión Mejías, por proteger al dirigente republicano Gabriel González y otros izquierdistas (y es célebre la fotografía de la prisión de Carmona con el dirigente socialista Julián Besteiro rodeado de más de 30 curas, presos como él). Es más, durante los años 60 Franco habilitó la cárcel concordataria de Zamora para curas antifranquistas, encarcelados por ser antifranquistas y no por ser curas.

Ricardo Sáenz de Ynestrillas dijo...

Pincha sobre el título y te saldrá el artículo íntegro.

Yo he suprimido algunas frases que constituyen meras opiniones de su autor que, como verás, no firma el texto de la página mencionada entre paréntesis a continuación del título.

De este modo, y con la exhibición de las fotografías, se puede ser más objetivo para realizar una crónica de dos actos en los que no estuve.

He elegido este artículo entre varias decenas que he leído. Y la foto de FE es la más favorable de cuantas publica Infonacional...que son las que, estando de cara, dan la sensación de mayor auditorio (incluyendo "patriotas.es")

Nada nuevo...Esto es lo que hay...

Parece que hay quien se empeña en manifestar todos sus defectos. A saber.

Anónimo dijo...

FOTOS DE PATRIOTAS.ES DE LA MANIFESTACIÓN DE FE: http://www.flickr.com/photos/47600183@N06/show/with/4549130056/

Anónimo dijo...

Ricardo, te vi un dia cara a cara en la facultad de dercho de Barcelona, de donde por cierto te echamos por fascista y daba pena la pinta que tienes y los frekies que te siguen...solo 4, pero de pena..

Ahora ya no te partiria la cara, porque eres un pringado que no produce nada...

cuidate fascista sin cerebro..
Fran desde Barcelona con amor

Ricardo Sáenz de Ynestrillas dijo...

Mientes, soplagaitas antifa de palo. Tú no has estado en sitio alguno. Y no has visto una universidad ni de lejos. Primero, porque tal conferencia no se celebró, PERO NADIE NOS ECHÓ DE NINGÚN SITIO. A instancias de Pilar Rahola, muy democrática ella, se nos prohibió la conferecia. Pero a petición del numeroso alumnado que iba a recibirla, la "conferencia" se dio en la calle, en la puerta misma, de pie, rodeado de numerosos simpatizantes y seguidores, donde vosotros, guarretes, NO APARACÍSTEIS NI POR ASOMO, cobardones.

No me seguían entonces 4 frikis, sino numerosos jóvenes completamente normales, estudiantes y un profesional servicio de escolta que lo único que pudieron producirte es que te defecaras en los pantalones. ¡Fantasmon!

Cuidate tú también, y no vayas partiendo tantas caras no sea que te la vayan a partir a ti. Lo habitual.

Anónimo dijo...

Estimado ricardo, lo tuyo si que es libertad de expresión.

Te felicito por la contestación a ese pobre chaval que ya no te partiría la cara.

Un abrazo.

Santiago.

Domino dijo...

http://blogs.tercerainformacion.es/iiirepublica/2010/04/27/en-ambos-bandos-paracuellos-carrillo/
Pero deja de insultar chaval.

Gloria Martín(Briganty) dijo...

El artículo aunque no firmado a pie de página pertenece a Juan Carlos Escudier.Un saludo y fuerte abrazo Ricardo.

Ricardo Sáenz de Ynestrillas dijo...

Gracias, Gloria. Subsanado el error. Otro abrazo para ti.

Alfonso dijo...

Al ANORMAL (Anónimo 9:27) que dice que le partiría la cara a Ricardo: He conocido a Ricardo personalmente. Jamás te atreverías a decirle ni "mú". Eres un cagón que te refugias en el anonimato. Pedazo de memo. Me parece que el único "pringaó" ha sido tu padre por traer a un inútil cobarde al mundo como tú. Pobre hombre.

AL otro ANORMAL (5:14 pm) que habla de desaparecidos durante el Régimen del 18 de Julio (por cierto, que manía de convertir el lenguaje en algo complicado). Genio de la ciencia, si están desaparecidos ¿cómo achacas la responsabilidad a Franco? Es imposible. Por favor, no os inventéis cifras. Las cifras con NOMBRES y APELLIDOS y lugar de su muerte.

A ver si nos enteramos: 1. Repito, no te inventes cifras, y menos de algo que no se puede contar: desaparecidos (que seguro que metéis en vuestras cuentas variables, según el pseudohistoriador progre, a los que se fueron a por tabaco o se perdieron haciendo alpinismo) 2. El régimen del Frente Popular lo fue del terror. Se cometieron miles de asesinatos y torturas. Éstas sí están documentadas con NOMBRES, APELLIDOS y LUGARES. 4. Naturalemente, el Frente Popular no creía ni en la libertad, ni en la democracia. Puramente estalinista. 5. El Frente Popular además de asesinar, saqueó a España. Eran ladrones y asesinos 6. Salvo excepciones, el régimen del 18 de julio condenaba a los que tenían crímenes de sangre. Es decir, a los criminales. Juzgados por tribunales 7. De lo que se deduce que poner en el mismo plano a los que asesinaban, odiaban a España, torturaban, arruinaban, robaban, socializaban la pobreza, y, entre otras burradas, destruían enormes bibliotecas (como la de mi Colegio) con aquellos que LIBERARON a ESPAÑA del comunismo y nos trajeron la Paz, la Libertad y el Progreso es un profundo error y una injusticia.

Sean estas líneas de agradecimiento y pequeño homenaje a Franco y a todos los que sacrificaron su vida para darnos una España mejor.

Un fuerte abrazo Ricardo, Alfonso

Un apunte: últimamente en un reportaje de El País aparecían fotografías de un, según este periódico, terriblemente represaliado pot el franquismo. No tardaron en llamar al periódico las hijas de este señor y exigir que se aclarase que había sido asesinado por milicianos rojos. Descanse en paz.

laia dijo...

Yo escribi una vez en este blog Ricardo, y lo primero que dije es que estaba, y estoy, en las antipodas de sus ideas.

Me gusta leerle, lo hago todas las semanas, porque suelen gustarme sus reflexiones, me parece una persona abierta de mente, inquieto, que busca, que no se queda en la poltrona que podria tener gracias a su apellido.

Yo tenia un abuelo del PCE que siempre nos dijo que si Jose Antonio no hubiera muerto nada habria sido igual y cuando le leo a Vd aunque no lo crea recuerdo mucho las palabras de mi abuelo.

Por eso Ricardo siga escribiendo.

Anónimo dijo...

Al Alfonso: mira patriota de pacotilla, con gentes como tú esta patria será siempre no una patria sino una una partía.

El único ANORMAL que hay aquí eres tú, porque no es normal tener tanto odio y tanta ignorancia en la cabeza. ¿Qué buenos argumentos historicos tiénes?, seguro que los has cosechado en las páginas del terrorista (perdón, exterrosista) y pseudohistoriador Pío Moa o César Vidal, esos acostumbrados a citar fuentes, bibliografía, a investigar sobre el terrero y a estar al día de las nuevas investigaciones, con una pléyade de lacayos escribiéndoles los libros que sacan como churros sin ningún rigor.

No voy a discutir con elementos sórdidos como tú (no merece la pena). De hecho ya es bastante molesto tener que escribir estas palabras....si quisieras saber lo podrías hacer perfectamente.

Eres el CLARO EJEMPLO del porqué este país nunca avanzará.

Anónimo dijo...

Al tonto Alfonso:

Mira gran patriota: ¡No has entendido nada!. Es inútil querer hacerte entender (no te contestaré).

Si no me equivoco con este Blog, tampoco has aprendido nada de lo que plantea.

¡Lástima de España!

Ricardo Sáenz de Ynestrillas dijo...

A todos:

¡HAYA PAZ SEÑORES! Sin insultos,
sin ofensas, sin violencia verbal,
ni de la otra.

Haya paz,
dialoguemos al fin sin agredirnos.
Esgrimamos por fin nuestras razones
sin saltarnos al cuello
sin medirnos
sin clavarnos odiosos aguijones.

Haya paz, debatamos
con la fuerza del argumento serio
con planteamientos medidos
y que este sea
el campo donde surja eficazmente
la batalla, en paz, de las ideas.

Anónimo dijo...

Hola Ricardo, me gustaría que transmitieses a tu hermano, Martín, mi enhorabuena por el discurso que hizo, el pasado sábado, en la manifestación que organizó Falange española, a propósito de la deleznable "Ley de la Memoria Histórica"; me gustaron mucho sus palabras, llenas de coherencia y lógica. Lo que esta ocurriendo, ahora en España, es lo que ya ocurrió hace bastantes años, en algunos países hermanos de América latina; renegando de su historia, de su pasado más inmediato, arrojaron de sus palestras a las estatuas de Francisco Pizarro, fundador de la ciudad de Lima, en el Perú, Hernán Cortés, en ciudad de Méjico, o la estatua de Cristóbal Colón, descubridor de las Américas, en Caracas, Venezuela, y ahora esto mismo está acaeciendo en España. ¡ Qué vergüenza!. Adulterar la historia a la conveniencia de cada uno, es uno de los logros del fascismo y del marxismo leninista, como ya lo hicieron, en su día, Adolfo Hitler y Josef Stalin, y ahora, aquí, en España, lo hacen los socialistas de pacotilla, bueno, y también la Casa Real con Jaime de Marichalar, el inepto de Zapatero y su camarilla, para con Franco y su régimen pero no para el criminal de Santiago Carrillo que sigue, a sus anchas viviendo en paz, recibiendo homenajes y hasta doctorados honoris causa. Como decía Martin Sáenz de Ynestrillas, el pasado sábado, esto es el mundo al revés. Un saludo.

Viva España, Arriba España.

Fdo. Carlos Miguel Herrera Molpeceres.

Alfonso dijo...

Buenas tardes Ricardo,

A los dos anónimos o al anónimo( 10.19 y 10.26)¿Veis cómo seguís sin comprender nada? Repito, cuando deis alguna cifra o comentéis algún hecho histórico debéis apoyaros en datos objetivos: nombres, apellidos, fechas y lugares. Es muy importante no falsear la historia con vaguedades.

La verdad escuece. Y jode ¿a qué sí? Y la ignorancia es muy atrevida. Como vosotros.

Desde aquí mi pequeño homenaje a los que hicieron la Guerra y la ganaron. Para España.

Y mi desprecio para los inútiles que 70 años después quieren ganar una Guerra en la que ni siquiera (¡qué manda narices!)participaron y que quieren enfentar otra vez a los españoles. Tontos y malos.

Un fuerte abrazo Ricardo,

Alfonso

¡Cuánto odio!¡Cuánto resentimiento!¡Cuánto analfabetismo!