27.1.09

La Gran Esperanza...la voz de la falange

Hace ya la friolera de 26 años que nuestro queridísimo Rafael García Serrano, escritor falangista de los que falleció con sus botas y su camisa puesta, consiguió el premio Espejo de España con el libro La gran esperanza. El premio está instituido por la editorial Planeta para biografías, ensayos o memorias y constituyó su novena entrega.

La gran esperanza recogía los recuerdos de Rafael García Serrano durante los años de la preguerra civil en Madrid. Narra los ambientes universitarios y la vida de los grupos falangistas de aquellos momentos. García Serrano aseguró estar muy sorprendido de recibir el premio "por la denuncia y conjura del silencio sufrida. Hay una enorme muralla de silencio frente a los escritores nacionales", dijo entonces.

García Serrano, cuya imagen fiel permanece incólume en nuestro pensamiento y en nuestro corazón, que ocupa su lucero desde hace ya 21 años, fue un ejemplo vivo de falangismo, de lealtad y de compromiso político y patriótico.

Recuerdo el primero de sus libros que cayó en mis manos: "Eugenio o proclamación de la primavera". En una edición especial de bolsillo, sí, "para el bolsillo de la camisa azul". Así decía la portada del pequeño librito. Tan pequeño en extensión como grandes eran los valores que proponía y exponía y, de hecho, los cimientos morales, ideológicos y de conducta que removió en muchos de nosotros.

Rafael demostró con su entusiasmo inagotable que hubo una generación de falangistas que soñaron una vez con una gran esperanza. Los mismos que, probablemente, se quedaron con la frustración permanente de nuestra revolución pendiente.

Ahora nos toca a nosotros, los falangistas de hoy. Hemos de afanarnos en construir las estructuras que hagan posible la realización de nuestra revolución. Hemos de implicarnos en transmitir al mundo, y sobre todo a los españoles, que aún podemos ser -a falta de consumación- la gran esperanza. Hemos, primero de todo, de recuperar nosotros mismos la ilusión y la FE firme en todo aquéllo que defendemos. Y para esto, HEMOS DE RECONSTRUIR UN ÚNICO Y FIRME MOVIMIENTO NACIONAL SINDICALISTA.

Mientras los demás se bajan del barco cuando hace aguas, mientras los demás acuñan nuevos términos "acordes con los tiempos", nosotros solo hemos de ser consecuentes. El movimiento...se demuestra andando.

Pronto, muy pronto, "la gran esperanza" se hará de nuevo realidad. El que tenga oídos, que oiga.

18.1.09

Nuestro camarada Isra: ejemplo de integridad

El viernes estuve visitando a Isra en la vieja cárcel de Meco. Las cosas no han cambiado mucho por allí salvo por el número creciente de incomodidades que nos obliga, incluso a los letrados, a esperar la misma cola de los familiares de los presos.
Las mismas cancelas de siempre, los mismos rastrillos, el mismo cansino y opresor color verde...talego. Inconfundible. Es el color de la cárcel de Navalcarnero y Valdemoro. El color representativo de la podredumbre, la ignominia y la represión memocrática. Muchos antiguos camaradas desarrollamos nuestra adolescencia y temprana juventud entre paredes y muros, y malditos suelos, verdes.
Isra salió al locutorio de abogados: firme, sonriente, optimista. Le trasmití noticias de los suyos. Sus camaradas. Él me devolvió noticias, anécdotas y saludos de viejos amigos aún presos. Su estado de ánimo es inmejorable. Su actitud también. Él sabe que no está solo. Y por eso se siente acompañado. Le informé de que a través del Auxilio Azul se están recabando ayudas y apoyos. Isra os lo agradece a quienes estáis colaborando. De todo corazon.

15.1.09

El Jueves, sobre Losantos: "Gracias, Terra Lliure, por esa bala que cambió mi carrera"

Noticia publicada el 14-01-2009
(Libertad Digital) La revista que pretende ser satírica no ahorra insultos contra el periodista de la COPE y vicepresidente de Libertad Digital. Dice que ha ganado el premio "Gilipollas del año al personaje público que demuestre menos juicio intelectual o moral y más orgullo por ello".
Además compara a Jiménez Losantos con Sáenz de Ynestrillas y le atribuye "acusaciones de terrorismo, insultos a las minorías, teorías de conspiranoia y exabruptos fachas".
En un vídeo-montaje de pésimo gusto que trata de imitar la voz de Jiménez Losantos, agradece "el premio al comunicador del año" a Terra Lliure por el atentado sufrido en Barcelona.
Así dice el vídeo:
"Yo quiero agradecer este premio a los esponsors, los obispos que me pagan las multas y los abogados. Pero sobre todo sobre todo quiero agradecérselo a Terra Lliure porque hicieron cambiar el rumbo de mi carrera. Gracias, gracias, gracias, amigos, gracias por esa bala en el cerebro, Gracias a todos por ese premio al comunicador del año".
La revista pone en el mismo plano a Telecinco, Esperanza Aguirre, Iñaki de Juana Chaos y S.M. la reina Sofía diciendo que eran también candidatos al premio.
El relato del atentado en primera persona
En La ciudad que fue. Barcelona, años 70, Jiménez Losantos relata por primera vez en primera persona el amargo recuerdo que le dejó el atentado sufrido a manos de los terroristas independentistas catalanes. Antes, en Lo que queda de España se había limitado a reflejar lo contado por las agencias y los periódicos, que ya de por sí resultaba estremecedor.
De esa terrible experiencia relatada por el propio Jiménez Losantos, de la que hacen mofa y apología en El Jueves, extraemos algunos párrafos que retratan la miseria moral de la citada revista:Había salido, en efecto, del instituto, y en compañía de Ángela, una amiga y compañera del instituto (...). Al llegar al apartamento nos encañonaron dos pistolones, uno en cada ventanilla, con dos tíos detrás, sin enmascarar, uno más alto, que era el que mandaba, y otro que le secundaba con unos movimientos muy raros. El que mandaba se sentó al lado de Ángela y sin dejar de encañonarla le ordenó desaparcar y salir en una dirección que pronto nos sacó de Barcelona. (...)No recuerdo quién nos ató ni a quién ataron primero, aunque supongo que a mí. Y fue cuando me vi a mí mismo desde fuera viviendo una horterada lorquiana y les pregunté lo obvio:–¿Me vais a matar?–De momento, no –dijo, siempre con su media sonrisa, el nazi de serie B– Pero te vamos a dejar un recuerdo.–Escucha, no hagas algo de lo que te vayas a arrepentir. Yo me voy de aquí en un mes y no tengo el menor interés en volver –dije yo, por decir algo, no porque pensara que podía convencer al nazi, sino a ver si aquello terminaba de una vez. (...)Puso su pistola en mi rodilla y disparó. Como era alto, el disparo fue de arriba abajo y no destrozó la rótula, como sin duda era su propósito, sino que agujereó la cabeza del fémur. Creo que el dolor es mayor, aunque en esa área no lo haya menor, pero si el tiro sale limpio y te atienden pronto es más fácil recuperarse y no quedarse cojo del todo. (...)Los héroes catalanes salieron corriendo y no hay que decir que lo que menos me importaba entonces era quedarme cojo, sino desatarme y evitar que me desangrara. Pero los nudos eran muy fuertes y estaban detrás del árbol. Ángela, en cambio, estaba atada en el suelo y, tras un rato de forcejeo, consiguió soltarse las manos, luego los pies, luego hacerme un torniquete a mí encima de la herida, soltarme con cuidado del árbol y dejarme allí, apoyado en el tronco, mientras ella salía a la carretera cercana a buscar auxilio. Y lo encontró: un coche del 091 que hacía una ronda de rutina. Me cogieron en volandas y me llevaron a urgencias. Del viaje, no recuerdo apenas nada.
La ciudad que fue. Barcelona, años 70. Federico Jiménez Losantos. Temas de Hoy 2007. (Pag 354, 355, 356)
ESTA ES LA PUBLICACIÓN DEL JUEVES:
Losantos agradece el “Gilipollas del Año”
Los lectores de ‘El Jueves’ conceden el trofeo al locutor cizañero de la COPE por segundo año consecutivo

El prestigioso y disputadísimo galardón, otorgado por los lectores de El Jueves al personaje público que demuestre menos juicio intelectual o moral y más orgullo por ello, ha recaído de nuevo en Federico Jiménez Losantos,conductor del programa La mañana de la Cadena COPE, tribuna desde la que regala nuestros oídos con acusaciones de terrorismo, insultos a las minorías, teorías de conspiranoia y exabruptos fachas dignos del mismo Sáenz de Ynestrillas puesto de caballo.
Losantos, nombrado anteriormente por los lectores “Giliplaymate de Julio”, adelantó en la votación final a los otros once ganadores mensuales de 2008, entre quienes se contaban (de más a menos votos), Telecinco, Esperanza Aguirre, Iñaki de Juana Chaos y S.M. la reina Sofía. Que miles de votos erijan al locutor, un año más, en ganador entre una docena tan surtida y variopinta, debe interpretarse como un reconocimiento no ya a sus gestas de 2008, sino a toda una carrera. ¡Enhorabuena, chavalote!
...¡Y más premios para los participantes!
En un sorteo realizado aquí mismo, en la redacción, pasándonos por el forro al colegio de notarios, el nombre de Carlos Javier Badillo Gil, de Ronda, ha sido escogido de entre todos los que han votado para llevarse un lote de libros y tebeos de El Jueves, así, por toda la jeta, sólo a cambio de insultar a alguien. ¡Felicidades, que chollos así no se ven todos los días!

No es tan sencillo (por Martín Ynestrillas)

En los últimos 17 días se me agolpan en la cabeza un montón de sentimientos encontrados, respecto al escenario militar que se desarrolla en la franja de Gaza, con el ejército israelí segando vidas a diestro y siniestro y Hamás disparando misiles.

Y digo encontrados porque, a diferencia de los policastros de bajo nivel intelectual, político y moral como Rodríguez Zapatero, al contrario de la pantomima protagonizada por los titiriteros de turno y asqueado por la presencia en el Ulster del asesino miserable De Juana Chaos, huido de la justicia española, en manifestaciones “por la paz”, yo me pregunto algo más de lo que ocurre en aquel golpeado territorio en el que, lo que trasciende, es la tragedia humana, especialmente de mujeres y sobre todo de niños, pero lo que se dirime alcanza algo mucho más profundo y duradero.

De un lado está Israel. Un estado inventado en la postguerra, ocupando un territorio que ya tenía dueño - llamado Palestina - y empeñado, por la fuerza de las armas, la dejación de funciones del mundo occidental y el apoyo incondicional de los yanquis, en ser reconocido a toda costa por el resto de la humanidad, aunque para ello haya que pasar por encima del cadáver de la mismísima Cleopatra, si se diera el caso. Y ello, acompañado de la destrucción sistemática de los palestinos de cualquier condición, tanto por los medios expuestos como por los derivados de incumplir, sistemáticamente, todos los acuerdos de suministros y ayudas necesarios para la supervivencia en lo que antes eran los territorios ocupados y ahora son auténticos presidios con más de un millón de presos pobres y desamparados. Tal es la franja. Tres años ya de presidio, ante la atenta mirada estúpida, cobarde, cómplice y bobalicona de los organismos internacionales.

Y sin embargo, de las dos culturas monoteístas que imperan en la zona, descontado el cristianismo a estos efectos, es la de Israel, el judaísmo, la que aparentemente es capaz de organizarse social y éticamente de una manera más occidental, menos salvaje y con visos de una mayor prosperidad y continuidad para su pueblo. Sí, ya sé que la violencia desmedida, ejercida sobre Gaza sería bastante para cuestionar esto pero soy, por mi natural condición, aficionado a juzgar el uso de la violencia como consecuencia de unos hechos o de unos planteamientos socio-político-morales y no por lo que la propia violencia encierra. Me niego a condenar la violencia, en sí misma, como elemento consustancial de maldad. Nada más lejos de Occidente.


En paralelo, no dejo de juzgar que los Palestinos, en la actualidad, son mayoritariamente musulmanes y que “llegaron” a Palestina – los musulmanes, digo, no los árabes – auto-inventándose 800 años después que los judíos y que sus reivindicaciones se confunden sistemáticamente: No se llama a la recuperación de la libertad de un pueblo, ni al derecho a tener un territorio propio y legítimo, no ocupado por otras potencias; no se llama siquiera a la destrucción del Estado de Israel, que sería lícito, desde el punto de vista árabe-palestino con independencia de quién tuviera la razón: se llama a la Yihad, a la Guerra Santa, a la destrucción del infiel en nombre de Alá. Se promete la salvación eterna por la inmolación y se enfrentan a todos los que no son fieles, es decir a judíos y cristianos. Se llama a la destrucción del judaísmo y de Israel, como estado, como cultura, como religión y como pueblo, y eso, se comparta o no, hace comprensible que los israelíes, judíos o no, no se dejen fácilmente.Si se tratase de lo primero, de la recuperación de Palestina, la causa debería afectar a todos los palestinos con independencia de su credo. Se trataría de una causa árabe, sí, pero no musulmana. Y sin embargo la historia dice lo contrario.

El único caso de cristianos involucrados en este conflicto se da con las Falanges Libanesas, precisamente alineadas contra la OLP y contra la hegemonía musulmana, y responsable directa de algunas de las respuestas armadas más sonoras de la historia de la zona, en alianza con Israel, tras el asesinato de su líder y presidente. Hasta los jordanos y los egipcios, también enfrentados con Israel por causas hegemónicas similares se han guardado muy mucho de proteger - al menos abiertamente - la causa musulmana, que no la árabe, de los palestinos actuales.


Si se tratara de la causa de las milicias saharauis frente a Marruecos, frente a su hegemonía y frente a su ocupación, se entenderían todas las acciones y todos los escenarios y no sería yo quien dudase de que un pueblo sometido y en armas – un verdadero ejército – luchase por todos los medios por su libertad, su independencia y su soberanía, al margen de las consideraciones occidentales que estos hechos recibieran.


Pero en Palestina no es esto. Sólo los musulmanes actúan y lo hacen, insisto, desde el “yihadismo”, hasta el punto de que la extinta OLP y sus derivadas (Al-fatha, Hamás en la franja y, en el sur del Líbano, Hizbolá con el apoyo incondicional y el armamento del régimen iraní de Ahmadineyad) andan también entre ellos a tiro limpio, precisamente por la causa del Islam y de los imperativos de éste.


Ello, sin olvidar que los aliados naturales de éstos son, históricamente, la Unión Soviética y en la actualidad, personajes de la talla moral y política de Hugo Chávez, presidente de Venezuela.Sin embargo, del otro lado está el poder omnímodo del sionista estado de Israel y su extraña alianza con la protestante USA. Tampoco él parece que tenga la menor intención de permitir la coexistencia, por mucho que, como cultura inteligente que es, se presente ante el mundo como pacifista perseguido por el terrorismo internacional.


Sistemáticamente y por no remontarnos más atrás, durante estos tres años e incluso durante el simulacro de alto el fuego que se estableció en 2008, recientemente terminado, Israel ha violado todas las normas relativas al abastecimiento y la ayuda humanitaria. Se fijaron cuotas diarias, pero se incumplieron cada día. Se han cerrado los hospitales, los muchachos mueren de hambre y de enfermedad y no queda esperanza alguna de supervivencia. Ni vacunas llegan ya. Influyentes líderes israelíes han declarado impúdicamente: “devolveremos Gaza 20 años atrás”.


Y todo con la excusa de la amenaza denominada “terrorista”, que tan buen caldo de cultivo saben que produce en Europa y EE.UU., harta ya de las organizaciones asesinas de distinto pelo y de tan salvajes y crueles acciones criminales. Tengo serias dudas de que se pueda considerar terrorismo lo que hacen los palestinos abocados a la desesperanza de la franja de Gaza, y desde luego rechazo cualquier analogía con ETA y su barbarie, pero supongamos que es cierto, y que para unos es un terrorismo a la Irlandesa (nacionalista real frente a la ocupación inglesa y no como la rata miserable de De Juana, que es un simple asesino sin convicción, ideal ni lógica ninguna) y para otros un terrorismo a la Al-Qaeda (musulmán, yihadista y mucho más probable, en todo caso).

Bien, pues si es así, lo que es de todo punto rechazable e indecente, es la respuesta armada contra todo un pueblo, contra toda una nación, contras las piedras y palos de los desesperados, en pos de librarse de una amenaza terrorista. Piedras y palos, sí, los que manejan los que se defienden de la invasión armada, por mucho que Hamás se oculte, se esconda o incluso exija el tributo de sangre de su pueblo, con interés político, mediante la utilización sibilina de los misiles que Irán le facilita.


Si es terrorismo, es terrorismo, y las sociedades occidentales y civilizadas tienen la obligación de combatir el terrorismo protegiendo a los débiles, a los que no son terroristas o a los que, mezclados con ellos, sufren de ambos lados, el del “Estado de Derecho” y el del Terror.


¿A alguien se le ha pasado por la cabeza bombardear Vizcaya o Guipúzcoa, sólo porque allí se oculten y vivan tranquilamente la mayoría de los asesinos de ETA y sus cómplices, incluso con el apoyo moral – y más que moral - de buena parte de la población falsamente autodenominada “nacionalista moderada”? Si la respuesta es sí, no tengo nada que decir, pero entonces en España estamos tardando. La analogía no sirve para las causas, insisto, pero sí para los métodos. Si la respuesta es no, como parece más probable, entonces no cabe hablar de autodefensa mientras se asesina impunemente a más de 800 palestinos de los cuales 300, si son combatientes, merecen todo mi respeto y jamás podré considerarlos terroristas y si no lo son, ¿quién es entonces el asesino y el terrorista? Me refiero, por supuesto, a las mujeres y a los niños.


Ni escudos humanos ni gaitas. Sólo niños muertos, abocados a la lucha o al hambre y la enfermedad. No es fácil posicionarse, no. Siento como enemigo claro de toda la civilización occidental al islamismo siempre militante. Siento cómo me golpea la conciencia, cada muchacho abatido a cañonazos por el poderoso e inmisericorde Israel. Pero no es tan sencillo.


De lo que no me cabe la menor duda es de que esas instituciones que el mundo occidental supuestamente se ha dado a sí mismo son una lacra y una basura, si no son capaces de orquestar una respuesta inmediata, incluso militar y armada, para detener la masacre de unos y los atentados de Hamás. Le guste o no le guste a Estados Unidos. Y lo demás es demagogia y falta de vergüenza.

9.1.09

Israel, Estado criminal

El 14 de mayo de 1948 se proclamó, tras la aprobación inicua de ese organismo inútil llamado ONU, la creación del Estado de Israel. Desde entonces, hace ya más de 60 años, los sucesivos gobiernos de ese Estado sionista, impuesto por la fuerza, sobre el martirio y la masacre generalizada al pueblo palestino, no ha dejado de realizar insoportables masacres sobre los palestinos.

Los judíos alardean con impunidad de su poderío militar y armamentístico. Parece bastante inverosímil que tan sólo 3 años del final de la 2ª Guerra Mundial, en la que -según la Historia contada por los vencedores- se aniquiló a la práctica totalidad de los judíos del mundo, inermes y desvalidos, pudiera construirse, por las armas, un Estado con el poderío económico, armamentístico y militar como Israel.

Su papel de perpetuas víctimas del Holocausto les ha concedido patente de corso para cometer genocidio tras genocidio y Holocausto tras Holocausto. Con la aquiescencia y el aplauso fácil, baboso y lameculos de Europa y todas las potencias occidentales y supuestamente civilizadas. Fundamentalmente el de la potencia satélite de Israel, USA.

Ahora la ONU hace una de sus históricas y enérgicas condenas frente "al conflicto". Un conflicto que pone en pie de igualdad a quien lanza piedras sobre los casco de los soldados israelitas y a quien devuelve, como respuesta, un aluvión de bombardeos sobre la población civil, asesinando mujeres y niños. Y la respuesta de Israel ha sido la que históricamente han dado los poderosos - USA, Rusia, Israel, etc- a sus resoluciones: que se vaya a hacer puñetas.

El Estado asesino ha causado ya 763 muertos y 3210 heridos tras los últimos bombardeos sobre la franja de Gaza. El 25%, la cuarta parte, es decir, casi 200, son mujeres y niños. Según el Estado Criminal, presuntos "objetivos militares".

Dicen los occidentales, liberales y burgueses, que los palestinos de Hamás son terroristas y hay que exterminarlos. A los de Hamás y al resto de los palestinos, se entiende y se constata. Pero lo dicen mientras negocian con verdaderos terroristas y criminales etarras que, en nuestro país y contra personas desarmadas y en supuesta paz, asesinan españoles por el mero hecho de serlo.
Los palestinos son la mejor demostración del auténtico concepto de Ejército: el pueblo armado. Por lo tanto no puede considerarse terrorista al pueblo que para su estricta supervivencia material, física, se organiza para defenderse, con las pocas armas que tiene a su alcance, contra la potencia militar más importante del mundo.

El mundo entero NO puede seguir mirando hacia otro lado mientras se desarrolla esta cruel matanza. Y la ONU...sigue sin tener razón ni fundamento alguno para su pervivencia.

3.1.09

ENVÍO (a mi camarada Isra)

Querido camarada Isra:
Pronto, el ruido insoportable de la calle y sus turbias estridencias dejarán de ser un estorbo para ti. El sistema te encarcela porque no quieren tu sangre joven, hirviente y combativa, en las calles de nuestra España moribunda... Y este día 8 te adentrarás en un túnel de corrupción y decandencia reflejo exacto de la nación que padecemos.
Mas no pienses, ni por asomo, que al adentrarte en las mazmorras de la "democracia" estás perdiendo ni un sólo ápice de tu libertad. La Administración, la de Justicia y la otra, no pueden privarte sino de la libertad deambulatoria. NADA MÁS. Pero allí donde estés, mientras mantengas alta la frente y tu criterio íntegro; mientras lees y te formas y escribes y nos recibes; mientras mantienes firme el corazón e incólume tu Voluntad, entonces, SEGUIRÁS SIENDO LIBRE, PROFUNDAMENTE LIBRE, ETERNAMENTE LIBRE...para pensar y para decidir, para discrepar y para disentir; para sentir, para volar con la imaginación y para luchar... Donde tú estés mantendremos una trinchera falangista de la que nunca renegaremos.
Hace ya muchos años que la canción cuya letra reproduzco a continuación se convirtió en un símbolo, en un grito de esperanza y en el aliento indispensable del camarada perseguido, reprimido...o preso. Su letra nos trajo, a los oscuros calabozos de la DGS, en la Puerta del Sol, bajo la rigurosa tortura que implicaba la tristemente famosa Ley Antiterrorista, que el sistema nos aplicaba a los patriotas, una bocanada de energía, de ánimo y de apoyo inconmensurables. Ha sido silbada en muchas cárceles de la "democracia" y ha empañado nuestros ojos por la alegría de saber que nuestra lucha, nuestra lucha, está allí donde uno de los nuestros combate o padece.
Camarada, Isra. A tí dedico ahora estas estrofas. Con el corazón encogido y este inmenso abrazo que te envío:

A ti, fiel camarada, que padeces
el cerco del olvido atormentado,
a ti, que gimes sin oír al lado
aquella voz segura de otras veces:
te envío mi dolor.
Sí desfalleces
de todos el acoso y cansado,
tu afán ves como un verso malogrado:
bebamos juntos en las mismas heces,
en las mismas heces.
En tu propio solar quedaste fuera,
del orbe de tus sueños hacen criba.
Pero allí donde estés cree y espera
pero allí donde estés cree y espera.
El cielo es limpio y en sus bordes liba
claros vinos del alba primavera.
A ti, fiel camarada que padeces
el cerco del olvido atormentado:
el cielo es limpio, el cielo es limpio,
pon arriba tus ojos, siempre arriba.

Mil perdones (por Sánchez Dragó)

No recuerdo si fue aquí, en Dragolandia, o en la columna del Lobo Feroz, que sale los martes en la edición impresa de EL MUNDO. Poco importa. Lo cierto es que fue. Dije en ese artículo, literalmente, y a cuento del entusiasmo erótico que despertaba en mí Sarah Palin, lo que sigue: "No dejaría de amarla ni aunque fuese tan cobarde como los soldaditos de las fuerzas de ocupación españolas destacadas en Afganistán".

Se trataba, por supuesto, de una metáfora y no, en modo alguno, de una definición ni de un insulto. No había en mi ánimo voluntad de tal. Empeño mi palabra. Quizá, eso sí, se me fue la mano. Era una hipérbole. No siempre es fácil, para los escritores, dosificar el alcance de lo que escriben. Menos aún si lo hacen a vuelapluma y en alas de una declaración de amor.
La metáfora aludía a lo que unos días antes había dicho alguien, de nacionalidad afgana y relevancia política o castrense, a propósito de lo que hacían o no hacían, y de para qué servían o no servían, los soldados españoles presentes en su país. Lo leí unas horas antes de escribir mi columna y... Lo dicho: se me fue la mano. Pude poner la frase en cursiva y citar su fuente, pero no lo hice. Agobios de la prisa, apretujones del espacio, que siempre, en los periódicos, escasea.
Algunas personas se han sentido ofendidas. Lo siento. Les pido mil perdones. No era mi intención. Retiro lo que dije, anulo la metáfora, desactivo la hipérbole y solicito el indulto.
No creo que los soldados españoles, ni los de ningún otro país, sean, en general, cobardes, aunque en algunos casos particulares puedan serlo. También lo son, a veces, los escritores. O los periodistas. O los notarios. O los porteros. Hay gente para todo en todas partes.
Cosa bien distinta es mi opinión acerca de la oportunidad o inoportunidad de la presencia de tropas extranjeras en cualquier país. Estoy en contra de eso. Afganistán para los afganos (que con su pan de higos y de higas se lo coman), América para los americanos y España para los españoles. No apoyo el llamado 'derecho de injerencia'. Lo considero un abuso. No creo que las misiones militares puedan ni deban ser humanitarias. Esa tapadera esconde siempre, no por parte de los soldados, sino de los políticos que los envían, intenciones colonialistas y defensa de intereses espúreos e inconfesables.
Cada país, como cada hombre, es hijo de sus obras, buenas o malas que las mismas sean. Lo que les sucede es de incumbencia propia, fruto exclusivo de su responsabilidad. No meto nunca las narices en la alcoba del vecino ni me gusta que el vecino meta las suyas en la mía. Las campanas ajenas no doblan por mí ni las propias doblan por el prójimo. Cada uno en su casa y Dios en la de quienes crean en Él. Es mi filosofía: la del Tao. Discutible, sin duda, pero respetable, creo. El mundo iría mejor, a mi juicio, si lo dejáramos fluir. Todo, más tarde o más temprano, se arregla por sí mismo. Intervenir sólo sirve para agravar los problemas. ¿Solidario? No. Solitario.
Afganistán, por otra parte, es un país eternamente invadido, y quien lo invade –no es opinión, sino historia- termina por morder el polvo. Sacudámonos éste de nuestras botas, sean éstas militares o no.
Miguel Ángel González Portal publicó un artículo titulado 'Los cobardes – Carta abierta a Fernando Sánchez Dragó en el número 368 de la revista Fuerzas de Defensa y Seguridad'. Le pido perdón .
Bruno Navarro Rousseau-Dumarcet cerró filas con ese artículo en mensaje enviado al blog de mi web el día 8 de diciembre. Le pido perdón.
Gonzalo Rubio, cuatro días después, hizo lo mismo. Le pido perdón.
Otros blogueros siguieron sus pasos. Les pido perdón.

2.1.09

Los cobardes (carta abierta a Fernando Sánchez Dragó)

“Fuerzas de Defensa y Seguridad” nº 368
Diciembre de 2008
El periodista Fernando Sánchez Dragó ha pedido disculpas por un artículo en El Mundo en el que calificó a los militares españoles en Afganistán de “cobardes” y “soldaditos de las fuerzas de ocupación”. La reacción llegó mediante escritos en forma de carta.
El 7 de octubre el diario de Pedro J. Ramírez publicó una columna de opinión de Sánchez Dragó sobre Sarah Palin. En el texto, el periodista dijo de la candidata republicana a la vicepresidencia norteamericana que “no dejaría de amarla ni aunque fuese tan cobarde como los soldaditos de las fuerzas de ocupación españolas destacadas en Afganistán”.

El pasado día 7 de octubre se publicó en el diario “El Mundo” una columna de don Fernando Sánchez Dragó en la que escribió, refiriéndose a Sarah Palin (candidata republicana a la vicepresidencia de los Estados Unidos) que “no dejaría de amarla ni aunque fuese tan cobarde como los soldaditos de las fuerzas de ocupación españolas destacadas en Afganistán”.

Si esta ofensa viniera de otro me resultaría más sencillo escribir estas líneas. Pero de usted, don Fernando, precisamente de usted… No siempre he estado de acuerdo con sus afirmaciones y teorías, pero le he leído con interés y su Diario de la Noche ha sido mi noticiero preferido. Le he aplaudido tantas veces como abucheado, siempre sabiendo que es usted mucho más inteligente y cultivado que yo. Pero esta vez…

Nos llama “fuerzas de ocupación”, lo cual no voy a rebatir aunque me disguste por considerarlo un asunto estrictamente político y perfectamente debatible: usted lo ve así y los afganos y nosotros lo vemos de otra manera.

Lo más grave, lo que realmente me ha movido a escribirle, es que nos llama cobardes. Me sería muy cómodo, y es tentador, recurrir al argumento fácil de mentarle a nuestros 85 muertos en Afganistán. Lo haría poniendo el grito en el cielo, clamando por limpiar su memoria y desbordante de santa cólera por encontrase entre ellos un amigo mío. Pero eso sería demagogia, a fin de cuentas los cobardes también mueren y siempre he dicho que alguien, por el mero hecho de morir, no se convierte en beato. También admitiré que el hecho de que no seamos unos cobardes tampoco nos convierte en héroes, ni siquiera a los que han muerto. El heroísmo es un rasgo bien grabado en los huesos de la raza española, pero para que salga a la superficie hace falta algo más que ser un héroe potencial: se necesita además estar en el lugar apropiado, en el momento oportuno y realizar un hecho de armas de extraordinaria bravura más allá del deber. Hasta el momento, y a pesar de evidentes actos valerosos de nuestras tropas, eso no ha ocurrido aquí.

La realidad, señor Dragó, es que quienes servimos en Afganistán, los vivos y los muertos, ni somos héroes ni somos cobardes. Cumplimos con nuestro deber. Que ese deber nos haya llevado y lleve a sostener combates contra los insurgentes, a sufrir emboscadas, a padecer ataques de cohetes en nuestras bases, a que caigan nuestros aviones y helicópteros o a saltar por los aires en caminos y carreteras, eso, digo, no nos convierte en héroes. Pero desde luego hay que tener muchos cojones para llamarnos cobardes.

Quiero creer que usted se refería a que la política española sobre Afganistán es de cobardes. Ahí no me meto, ya que como militar no me está permitido hablar de política en medios de comunicación. Pero si ésa era su intención, hombre de Dios, ¿por qué no criticó al Gobierno? ¿O al Ministerio? ¿Por qué la tomó con aquellos que han jurado cumplir con su deber allá donde les envíen?

Nos ha calumniado, don Fernando, y lo ha hecho de forma muy cómoda porque los agraviados estamos a seis mil kilómetros de un desquite. Bueno, a algunos los tiene más cerca, a sólo dos palmos bajo tierra en los cementerios de toda España. Ah, perdón, que eso es demagogia. El caso es que ha atentado con falsedad y vileza contra lo más sagrado que tiene un militar: su honor. No le voy a denunciar, pero le invito a retractarse igual de públicamente que se expresó.

Sin embargo, si desgraciadamente insiste usted en sostener como un hecho la cobardía de los militares, sería deseable que buscara un hueco en su presumiblemente apretada agenda para que usted y yo nos encontráramos a mi regreso a la Patria. Así, después de disfrutar del sincero honor de saludarle y pedirle un autógrafo, tendría usted la oportunidad de insultarme en persona. A la cara. Valientemente. Sin cobardías.

BRUNO NAVARRO ROUSSEAU-DUMARCET
SARGENTO DE INFANTERÍA

Ah, y de “soldaditos” nada. Soldados a secas. A mucha honra.

1.1.09

CUBA:medio siglo de estafa

Hoy en Cuba se celebra el 50 aniversario de la Revolución que llevó al poder a Fidel Castro, adonde llegó con un grupo de hombres, entre los que estaba Ernesto 'Che' Guevara, a bordo del yate 'Granma'.
La revolución cubana- que NO revolucionó NADA- llegó, como en España la Segunda República y como en Europa entera las teorías de Marx, con profundos motivos y claras justificaciones. Son estos los que hicieron al pueblo cubano recibirla con entusiasmo y alegría inconmensurables al suponer el fin de una etapa de marginación, precariedad laboral y represión de los derechos civiles, políticos y humanos...pero todo fue en vano.
Tal como fracasaran las teorías marxistas, y sus correspondientes revoluciones comunistas, en todo el mundo, la revolucion cubana resultó no ser sino una excusa más para pasar del capitalismo explotador al capitalismo explotador: Del capitalismo privado que implica el liberalismo económico al capitalismo de Estado que implica el comunismo.
Decenas de miles de cubanos siguen desde entonces buscando progreso y libertad sin encontrarlos. En los últimos años, si Raúl Castro abrió paso a una reforma agraria o facilitó la adquisición de teléfonos móviles por parte de particulares, en la primavera de 2003 las autoridades detuvieron a 75 periodistas e intelectuales opositores, de los cuales más de 20 todavía están encarcelados y forman parte del grupo de 200 presos políticos.

Y en el 60 aniversario de la Declaración de Derechos Humanos unas 100 personas fueron arrestadas en la isla por manifestarse en contra de la denunciada política represiva del régimen.
Hoy día el pueblo cubano sigue malviviendo pobre y reprimido en el lugar donde se celebran los 50 años del fiasco que supuso la revolución castrista. Cada vez son más los cubanos que se deciden a enfrentarse directamente a la opresión de la dicatdura comunista. Una lucha que están desarrollando solos porque el mundo occidental no parece haber encontrado, en 5o años, suficientes motivos para liberar Cuba. Batallas que libran día a día personas como Yoani Sánchez, autora de un blog cubano de nombre "Generación Y".
Desde esta humilde página la saludamos con la asunción de la parte de la responsabilidad que, como españoles, tenemos aún pendiente con Cuba. La saludo hoy y la enlazo a mi blog como fórmula de aportar mi granito de arena para el definitivo desmontaje del capitalismo estatal que impuso ese tirano, Fidel Catro.
En España, como en Cuba, son tiempos de auténtica REVOLUCIÓN.
¡Viva CUBA LIBRE!¡Arriba España!