29.5.07

Los partidos ganan...¡todos!. ¡España pierde!

Aquí el que no se consuela es porque no quiere. Si nos atenemos a las declaraciones de todos los partidos políticos, sin excepción, resulta que, al margen de los resultados electorales conseguidos, todos ellos, de algún ingnoto modo, ¡resulta que han ganado!.
Así, mientras la ministra De la Vega afirma que los españoles han apostado por la continuidad y que todo está igual que estaba, su compañero de filas, Pepiño Blanco, se destaca con que, si quitáramos Madrid, el PSOE habría obtenido mayoría absoluta. ¡Toma, claro!, y si quitásemos las dos Castillas, no te digo. Lo malo, para el PSOE, es que las dos Castillas y Madrid, capital de España, existe, así que no digas más memeces, Pepiño, que te van a oir.
Por otra parte está el PP. Según ellos han ganado ¡en toda España!. ¡Venga hombre!, te ha faltado decir si quitásemos Cataluña y Aragón, y Galicia y Vascongadas. No mientas, Rajoy, que no engañas a nadie. Ni Espe, ni Gayllardón, obsesionados con sus zerolos de moda.
Quien si que ha vuelto a las instituciones, merced a la estulticia manifiesta del gobierno, sí, pero sobre de todo de cuantos españoles permitimos esto, es ETA. Con su nuevo -aunque viejo- nombre, recuperando muchas decenas de alcaldías para su podredrumbre de enfermos mentales antiespañoles.
¿Y del "patriotismo"?. ¿Qué decir de las opciones patrióticas?. Pues mejor es no decir nada porque eso es lo que han logrado: NADA ...bueno. Tanta estrategia de mimetismo ante el sistema. Tanta pasta gansa alrededor de corazoncitos, unos, y sobre los coranzocitos de las mujeres a las que explotan, allí por el Levante, otros. Y en suma menos votos que afiliados. Claro, es que por allí son empleados.
La realidad se vuelve a imponer a la ficción de quienes quieren erigirse en caudillos de su aldea. Y hasta en su aldea los desprecian. No es cuestión de dinero, ya lo véis. No es cuestión de tibieza, ni de concesiones, ni de eufemismos a la hora de definirse, arriando banderas, ocultando símbolos, inventando identidades, innovaciones ideologicas que no se ganan la simpatía de nadie -y sí el desprecio de los que abandonaron-. Ni de los "empleados". Ni de los afiliados.
España necesita una opción AUTÉNTICA, RADICAL, SIN COMPLEJOS, SIN MEDIAS TINTAS. AUDAZ, REVOLUCIONARIA Y Y ATREVIDA. Mujeres y hombres enarbolando, con fuerza y sin ambages, los estandartes de la revolución, la lucha armada y el combate a la memocracia. Frente al separatismo y al liberalismo. Frente a las izquierdas y las derechas. Frente a los centrados y los extremistas, de derechas o de izquierdas, SE IMPONE EL FASCISMO. SIN TAPUJOS.
El sistema nuevamente nos da una lección: La memocracia recompensa a quienes más muertos son capaces de poner encima de la mesa. ¿A qué esperamos?.