12.5.07

La lucha frente al separatismo antiespañol

Llámese Vascongadas, Cataluña, Galicia o "Hecho diferencial andaluz", el caso es que el problema del separatismo antiespañol es un mal del que adolece toda la nación en su conjunto. En este contexto es donde hemos de analizar qué es lo que pretenden los secesionistas en general y los de cada una de esas regiones es particular.

En el caso de los separatissmos "históricos", como son los de Cataluña y Vascongadas, habrá que concluir que se les podrá acusar de muchas -cosas que son las que les sitúan en el bando de los enemigos de España y, por tanto, en la trichera de enfrente de quienes nos consideramos patriotas españoles-, pero de lo único que no se les puede acusar es de dar bandazos en sus reivindicaciones o de haber arriado alguna de sus banderas históricas en lo que constituye su lucha política, al margen de si está basada o no -que lo está- en una falacia histórica.

En el caso de ETA -y en general de todos los denominados nacionalistas vascos- las condiciones y las premisas no han variado en los últimos cincuenta años. No podrán decir lo mismo los sucesivos gobiernos españoles, sobre todo los de derecha y de centro, que han ido modificando su discurso en función de si era su partido el que estaba gobernando o no y de lo que ellos llaman la "coyuntura sociopolítica del momento".

En los etarras y quienes constituyen sus comparsas -todo el nacionalismo vasco así llamado y todos los que, sin llamarse así, permiten o facilitan sus avances- su coherencia y consecuencia política está más que acreditada. Si hace cincuenta años pedían un "Euskadi Socialista e Independiente", HOY SIGUEN PIDIENDO UN "EUSKADI SOCIALISTA E INDEPENDIENTE". Cuantos más logros políticos van consiguiendo, con mayor entusiamo y encono lo seguirán pidiendo, y no al revés.

De abandonar las armas, aquí sólo hablan los políticos memocráticos. Y de "pacificar Euskadi", los mismos cantamañanas del arco parlamentario. Ellos, los etarras, siguen hablando de lucha armada; jamás de abandonar las armas; hasta a la masacre del 11-M ellos se refieren como "la acción armada del 11-M" que, para mayor claridad de ideas, exponen como la razón que apeó del gobierno a Aznar y que trajo, como consecuencia ineludible, al PSOE, con el que esperaban más logros independentistas pero que, al no haberlos alcanzado aún todos, seguirán como siempre, a bombazos indiscriminados y con el tiro en la nuca.

El que quiera leer otra cosa no hace sino engañarse a sí mismo. Y quien quiera creer que en el llamado "conflicto vasco" cabe la pacificación, no hace sino autoconvencerse de algo que, quien primero lo rechaza, es la propia ETA, QUE SÍ QUIERE VENCEDORES. SIN TAPUJOS.

Y si esto no les convence, lean alguno de los párrafos de la entrevista concedida por ETA a su medio de comunicación LEGAL Y PERMITIDO POR EL SISTEMA: EL GARA

.............................................. 8 de Abril de 2007:

"(...)Es conocido que nuestro objetivo es una Euskal Herria libre y socialista y que luchamos para lograrlo. Hoy, podemos decir que vemos más cerca que hace unos años un Estado independiente, aunque aún habrá que trabajar y luchar mucho.

(...)Para empezar, los ataques armados del 11-M en Madrid acabaron con ocho años de gobierno de Aznar y el PSOE llegó al poder. Eso provoca un cierto cambio y, siguiendo con la lectura que hacíamos entonces, al analizar cómo afectaría ese cambio al conflicto que padece Euskal Herria, preveíamos que iría en función de la voluntad de los nuevos líderes del PSOE. Este fue uno de los factores.

(...)En Euskal Herria hay quien tiende a desvirtuar algunos términos, especialmente los políticos que no tienen voluntad de cambiar las cosas. Proceso igual sólo a paz, proceso igual a la desaparición de ETA... muchos han tratado de hacernos escuchar o creer eso. Pero se equivocan.

(...)Es momento de actuar con responsabilidad política. No es tiempo de incurrir en ingenuidades. Lo estamos diciendo una y otra vez. La sociedad vasca sabe perfectamente que las llaves para resolver el conflicto son la territorialidad y el derecho a decidir. El debate político está situado en esos parámetros, así que hay que abordarlo.

(...)Queremos dirigir nuestro primer llamamiento a todos los ciudadanos, para que se levanten ante los ataques que sufre nuestro pueblo y para que insten a los partidos políticos a que actúen con la responsabilidad que les corresponde. A fin de cuentas, el principal activo para la resolución del conflicto son los ciudadanos vascos, y a los partidos les toca encauzar la voluntad popular y trabajar para que el derecho de decidir de los ciudadanos vascos quede garantizado.

(...)Barajas fue una acción armada de respuesta a los ataques permanentes del Gobierno español. ETA manifestó en agosto que si seguían los ataques contra Euskal Herria respondería, y así lo hicimos el 30 de diciembre. Por medio de esa acción, ETA dio una respuesta directa a la actitud mantenida por el Gobierno español durante ocho meses. Hasta aquel momento, y aún hoy, el Gobierno español no ha respetado sus compromisos de alto el fuego y tampoco ha mostrado una intención clara de cumplir esos compromisos.(...)En este sentido, con esa acción ETA no ha roto nada, nuestra intención ha sido la de influir para que el proceso avance con bases más sólidas.
(...)Y eso es lo que manifestamos, que ETA seguirá luchando hasta conseguir sus objetivos fundacionales. No queremos abrir ningún debate. Hoy, y en las condiciones que vive nuestro pueblo, pensamos que siguen vigentes las razones para utilizar la lucha armada y mientras sea así seguiremos en ello. "

Ellos llaman, sin rodeos, al levantamiento popular y siguen haciéndolo a la lucha armada. Y NOSOTROS... ¿QUÉ?