15.5.07

EL ENEMIGO EN CASA

Del calor de las almas ardiendo
suben las llamas incandescentes
son fruto del ardor que combatiendo
tendremos que insuflarnos frente a frente.

De cara al enemigo disparando
luchando con tesón frente al tirano
que ahora no tiene aspecto humano
sino de liberal y vil gusano.

Frente a un sistema que nos aniquila
tendremos que tomar nuevas medidas
y así un camarada nos vigila
la espalda del de al lado, protegida.

Combatir al sistema no es tan fácil
pues su edificio queremos derribar
imponer de nuestra bandera el mástil
que a otra España pueda representar.

Pero habrá que tener mucho cuidado
no sea que paguemos cara tasa
pues no es raro que en un momento dado
tengamos al enemigo en nuestra casa.