17.5.07

¡¡Dejadme en Paz!!

Harto de sinsabores, sacrificios y amarguras por una vida dedicada a la política vocacional -que no profesional-, sin esperar nada a cambio, sin obtener ninguna ventaja, sin conseguir más que el odio y el resquemor de la práctica totalidad de los sectores políticos y sociales de España aspiro, al menos, a llevar una existencia, digna y honesta, en cuyo seno pueda conducirme con libertad y sosiego sin ser la excusa de nadie, la justificación de nadie, para servir de arma arrojadiza contra los demás en sus luchas políticas, o por aportar bagaje ajeno a quienes, diciéndose camaradas, utilizan mis siglas de partidos anteriores e incluso mi nombre y apellidos personales para ganarse un respeto del que carecen por sí mismos.
A los sectores de las izquierdas, extremas o no, de este país que me utilizan contra las derechas les digo, ¡¡DEJADME EN PAZ!!.
A los sectores del PP que me utilizan para quitarse el sambenito de ultras frente a las izquierdas les digo, ¡¡DEJADME EN PAZ!!.
A los sectores de la extrema derecha y a los supuestos afines que utilizan mi nombre para granjerarse unas simpatías y un bagaje político de los que no gozan por sí mismos les digo, ¡¡DEJADME EN PAZ!!.
Que cada uno ande su camino y siga su propia senda, sin empozoñar la mía, sin malmeterme contra nadie, sin abusar de mi nombre o de mi confianza o mi prestigio. Es tan sencillo como caminar por derecho y vestirse por los pies. Que cada cual se gane su propia cosecha con el sudor de su frente y mientras tanto, a mí, ¡¡DEJADME EN PAZ!!.
O tendré que buscar lugar en el exilio.